sábado, abril 18, 2009

Tratamiento del autismo con células madre en China








"El Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, puso fin el 9 abril del 2009 a la prohibición anterior del Presidente Bush de financiar con fondos públicos federales la investigación con células madre embrionarias. Es buena noticia para quienes defienden la conjunción de ciencia y ética frente a los condicionamientos de ambas por ideologías pseudo-políticas o pseudo-religiosas. El Presidente Bush, en dos ocasiones, se hizo la foto de rigor en el Vaticano, primero junto a Juan Pablo II , después junto a Benedicto XVI. El pie de foto presentaba a Bush como aliado de los papas en la defensa de la vida, irónico titular para el carnicero de inocentes en Afganistán e Irak. El decreto de Obama vuelve a hacer conciliables ciencia y ética y afianza la postura de la sana laicidad de la ética frente a ideologizaciones político-religiosas. No lo ve así el bloque republicano neoconservador, que ve a Obama como abortista por esta decisión. Igualmente el órgano vaticano Osservatore romano se alía con la postura defendida por la Academia de la Vida en contra de la investigación con células madre, basándose en el prejuicio de considerar al blastocisto como persona (que es, por otra parte, la postura oficial de la CDF en su reciente documento Dignitas personae que, al no distinguir entre aborto y contracepción e intercepción, hace un flaco favor a la vida que pretende defender y corre así el peligro de fomentar los abortos que querría evitar). Hay que repetir que el problema del aborto no comienza –como muy pronto y puestos a ser maximalistas- sino a partir de la implantación del pre-embrión en el endometrio uterino, cuando se inicia la decisiva interacción embrio-materna que desemboca en el feto hacia la octava semana de gestación. Ni el tema de las células madre, ni el de las intervenciones interceptivas (DIU, píldora del día siguiente, procedimientos preventivos tras violaciones, etc.) son cuestión de aborto, sino de interrupción del proceso de implantación. La Conferencia de Obispos estadounidenses también ha visto el decreto de Obama como lo que llaman “victoria de la política sobre la ciencia y la ética". Pero ya sabemos que en dicha Conferencia predomina la línea neoconservadora, como consecuencia de los nombramientos episcopales efectuados durante el gobierno de Juan Pablo II, que dieron la vuelta a la apertura de que gozaba dicha Conferencia a mediados y finales de los años setenta. No creemos que el decreto de Obama sea una victoria de la política sobre la ciencia y ética, sino todo lo contrario, una victoria de la ética sanamente laica, en conjunción con la ciencia al servicio de la humanidad, sin dejarse condicionar por ideologías pseudopolíticas o pseudoreligiosas." *

¿ QUÉ SON LAS CÉLULAS MADRE EMBRIONARIAS ?





En nuestra labor divulgadora de poner en conocimiento de profesionales y padres todas aquellas noticias que consideramos de interés, nos hacemos eco de los tratamientos con células madres procedentes de cordón umbilical que se están realizando en China a niños con diagnóstico de autismo. Nosotros, por razones obvias, no podemos entrar a juzgar la idoneidad de esos tratamientos, pero sí queremos transmitir la información a nuestros lectores. Tal y como consta en dicha página stemcellschina http://www.stemcellschina.com/ , pueden acceder a casos de niños con autismo, con información escrita y vídeos, antes y después de los tratamientos con células madre de cordón umbilical. Puede leerse en varios idiomas si tienen la precaución de indicar el idioma en que desean leer la página desplegando el menú que hay en el ángulo superior derecho:

Hay también información en el mismo formato, texto y vídeos, de pacientes con ataxia, distrofia muscular, daño cerebral, Parkinson...

Deben ser cautos con todas las informaciones sobre tratamientos milagrosos, pero siempre es bueno estar informado. Personalmente pienso que no pueden rehabilitarse las funciones psicológicas superiores con tratamientos de los llamados biomédicos, pues esas funciones se forman "extracorticalmente". Resolver los clásicos problemas escolares con sencillas operaciones aritméticas a partir de la lectura de un enunciado no es asequible a ningún niño si no media un proceso de enseñanza. La biología por sí sola nunca nos dirá la solución. Así que sean rigurosos al leer lo del autismo y las células madres. Consulte y contraste esta información con su médico, si es un buen médico, que también los hay malos.

*Artículo adaptado del original escrito por el sacerdote JUAN MASIÁ CLAVEL, JESUITA Y DIRECTOR DE LA CÁTEDRA DE BIOÉTICA DE COMILLAS.

Nota de Eduardo.- Queridos lectores:

Pues parece que ya no es Director de la Cátedra de Bioética de la Universidad Pontificia de Comillas, por culpa de su libro Tertulias de Bioética. Manejar la vida, cuidar a las personas. (Editorial Sal Terrae), según se desprende de la siguiente entrevista:

"Desconcertado «por las presiones que el cardenal Trujillo (presidente de la romana Comisión para la Familia), Rouco (cardenal de Madrid) y Romero Pose (responsable de la Comisión Doctrinal en España) han hecho para evitar que mi libro -Tertulias de Bioética. Manejar la vida, cuidar a las personas (Sal Terrae), sea leído», y una vez que se le ha comunicado que será apartado sin vuelta atrás de la dirección de la Cátedra de Bioética de la Universidad Pontificia Comillas, el jesuita Juan Masiá (Murcia, 1941) ha decidido -serenamente, es difícil verle perder la calma- decir, sencillamente, lo que piensa. Y no se frena ni ante obispos ni cardenales. La entrevista tiene lugar en Murcia, su ciudad de nacimiento, a la que permanece muy unido por familia y por recuerdos (de juventud, de luz, de los seres queridos que ahora son aire y con los que, cree, se reencontrará). - El título del libro que le está trayendo tantos problemas es Tertulias de Bioética. Manejar la vida, cuidar a las personas. Un libro presidido por el respeto, la generosidad y la comprensión puestos al servicio del otro, de los demás, ¿cómo puede molestar tanto? - No me lo explico. Hay un obispo que ha dicho, por ejemplo, que el título del libro es muy frívolo, fíjese usted. - Bueno, se han dicho de usted cosas peores. - Me llaman hereje y todo, cuando yo soy una persona que está en el centro y que tiene, creo yo, una forma evangélica de ver la biología, de pensar y de situarse frente al dolor del otro. Me están llamando hereje y cosas mucho peores. La lluvia de insultos que me dirigen es enorme, a mí que soy muy tranquilo, muy pacífico, que no insulto jamás a nadie. Los conservadores extremos, si son inteligentes y educados, admiten el diálogo, pero los conservadores escasamente inteligentes y, encima, muy mal educados y agresivos son tremendamente peligrosos. Y, desgraciadamente, hoy abundan más los de esta segunda clase. - ..."