lunes, mayo 15, 2006

Autismo y vídeos caseros de cumpleaños.

El Estudio Confirma Las Manifestaciones de los Padres:
Los videos caseros de los cumpleaños prueban la existencia de la regresión del autismo a los investigadores que estudiaron las videocintas caseras de los niños en las fiestas del primer y del segundo cumpleaños; se ha confirmado lo que han estado manifestando numerosos padres durante años – esto es, que algunos níños que son aparentemente normales a la edad de 1 año sufren una regresión y exhiben los comportamientos característicos del autismo hacia el final de su segundo año. En un estudio publicado hoy en los Archivos de Psiquiatría General, la investigación hecha en la Universidad de Washington, Centro de Autismo, proporciona la primera evidencia objetiva de la regresión autística. Esta forma de autismo se estima que explica cerca del 25 por ciento de todos los casos de autismo en los Estados Unidos. El estudio no trató la causa de la regresión autística o del posible papel que pudieron jugar las vacunas infantiles en los niños que desarrollaban autismo, según el autor Geraldine Dawson, director del centro de Autismo del UW.
"De nuevo, este estudio proporciona una lección importante: que los padres son buenos informadores de lo qué está sucediendo con sus niños; subraya la importancia de que los profesionales escuchen a los padres, " - dijo Dawson -
"y sugiere ciertamente que en la investigación temprana para el autismo que necesitamos investigar a los 18, 24 y 36 meses para encontrar a los niños que se desarrollan normalmente al principio, pero que entonces experimentan una regresión."
Los investigadores examinaron los videos de 56 niños -- 15 de los cumpleaños de quienes fueron diagnosticados más adelante con autismo y de quienes los padres habían dicho que sus niños experimentaron la regresión en los primeros tres años de su vida; 21 de padres que dijeron que su niño tenía síntomas tempranos en su vida y no tuvieron ninguna regresión; y 20 niños con desarrollo normal. El comportamiento de los niños fue evaluado por observadores cualificados que no estaban enterados a qué niños habían diagnosticado con autismo temprano o con autismo regresivo. Los padres también completaron un cuestionario detallado sobre el desarrollo de su niño durante los primeros dos años de la vida. Quizás lo que se ha encontrado más llamativo del estudio implicaba a la comunicación verbal. Los tres grupos se diferenciaron perceptiblemente en el uso del complejo que farfullaban y el uso de palabras a los 12 meses de la edad. Los niños diagnosticados más adelante con autismo regresivo utilizaron un balbuceo complejo y lo emitían con mucha más frecuencia que esos otros diagnosticados con autismo de inicio temprano. Los niños con desarrollo típico se diferenciaron entre los grupos de niños con autismo. Sin embargo, un año más tarde los niños que se desarrollaban normalmente demostraron un aumento impresionante en el uso de palabras y de balbuceo complejo mientras que los dos grupos de niños con autismo perdieron su lengua o no pudieron hacer aumentos significativos. Los niños con autismo regresivo en la edad de 2 años exhibieron otros síntomas del autismo que no demostraron con anterioridad, con 1 año, tal como no señalar o no usar su cuerpo para referirse a los objetos, no darse la vuelta cuando eran llamados por su nombre y no mirar a la gente. Ambos grupos de niños con autismo disminuyeron perceptiblemente su cantidad de miradas a la gente en el segundo año de la vida.
Dawson ha dicho que estos resultados corroboran informes de los padres de que algunos niños con autismo utilizan palabras espontáneamente y significativas, utilizan gestos y participan en juegos sociales de inicio temprano y después pierden estas habilidades. Los cuestionarios parentales también indicaron que los niños con autismo regresivo tenían dificultades reguladoras tales como problemas para dormir y que eran tranquilos antes del inicio de los trastornos de los síntomas del autismo.
"Esto sugiere que pudiera haber una vulnerabilidad temprana en el desarrollo del sistema nervioso y que estos niños no se desarrollaban normalmente," dijo. Los investigadores también han descubierto que no tenían ninguna diferencia en las edades de 3 y 4 años en la severidad del autismo, del índice de inteligencia, del comportamiento adaptado o del funcionamiento neuropsicológico entre los niños con una historia de regresión comparados con los de un autismo de inicio temprano. El centro de UW Autismo continúa siguiendo a los niños con autismo en el estudio para considerar si hay diferencias en el curso del autismo regresivo y del autismo de inicio temprano, y determinar si la regresión es una forma distinta de desorden de desarrollo.

Study Confirms Parents' Claims: Birthday Home Videos Prove Existence of Autistic Regression
Researchers studying home videotapes of children's first and second birthday parties have confirmed what a number of parents have been claiming for years -- that some youngsters who are seemingly normal at age 1 regress and exhibit the characteristic behaviors of autism by the end of their second year. In a study published today in the Archives of General Psychiatry, research done at the University of Washington's Autism Center provides the first objective evidence for autistic regression. This form of autism is estimated to account for about 25 percent of all autism cases in the United States.The study did not address the cause of autistic regression or the possible role that childhood vaccines might play in children developing autism, according to lead author Geraldine Dawson, director of the UW's Autism Center. "Once again, this study provides an important lesson that parents are good reporters on what is happening with their children. It underscores the importance of professionals to listen to parents," said Dawson. "And it certainly suggests that in early screening for autism that we need to screen at 18, 24 and 36 months to find children who develop normally at first, but then experience a regression." The researchers examined the birthday videos of 56 children -- 15 who were later diagnosed with autism and whose parents reported that their children experienced regression in the first three years of life; 21 whose parents reported that their child had symptoms early in life and had no regression; and 20 typically developing youngsters. The children's behavior was coded by trained observers who were not aware of which children had been diagnosed with autism or regression. Parents also filled out a detailed questionnaire about their child's development during the first two years of life. Perhaps the study's most striking finding involved verbal communication. The three groups differed significantly in their use of complex babbling and use of words at 12 months of age. Children later diagnosed with regressive autism used complex babbling and words much more frequently than those diagnosed with early onset autism. Typically developing youngsters fell between the groups of children with autism. However, a year later typically developing infants showed a dramatic increase in the use of words and complex babbling while the two groups of toddlers with autism either lost their language or failed to make meaningful gains.Children with regressive autism at age 2 displayed other symptoms of autism that didn't show up at 1, such as not pointing or using their body to refer to objects, not turning when their name was called and not looking at other people. Both groups of children with autism significantly decreased their amount of looking at other people in the second year of life. Dawson said these findings corroborate parent reports that some children with autism use words spontaneously and meaningfully, use gestures and participate in social games early on and then lose these skills. The parental questionnaires also indicated that children with regressive autism had regulatory difficulties such as sleeping problems and being soothed when upset prior to the onset of autism symptoms. "This does suggest that there might be an early vulnerability in the development of the nervous system and that these children weren't developing normally," she said. The researchers also found there were no differences at ages 3 and 4 in the severity of autism, IQ, adaptive behavior or neuropsychological functioning between children with a history of regression versus those with early onset autism. The UW Autism Center continues to track the children with autism in the study to see if there are differences in the course of regressive autism from early onset autism and to determine if regression is a distinct form of the developmental disorder.