miércoles, diciembre 05, 2007

La atención.



A. El médico es excelente, meditabundo y pausado.
P. El médico es excelente, meditabundo, reflexivo, pausado, serio. ¿Qué más pedir?.
BN. No hay que preguntar de qué mal ha muerto el enfermo que hace caso de médicos bestias e ignorantes.*



A. Oradores plagiarios con auditorio de necios.´
P. Esto tiene trazas de junta académica. ¿Quién sabe si el papagayo estará hablando de medicina? Pero no hay que creerlo sobre su palabra. Médico hay que quando habla es un pico de oro, y cuando receta un Herodes; discurre perfectamente de las dolencias y no las cura, emboba a los enfermos y atesta los cementerios de calaveras.
BN. Los frailes son regularmente predicadores plagiarios; pero como se alaban mucho unos a otros, el auditorio necio está con la boca abierta.
.
(Anotaciones y comentarios del pintor español D. Francisco de Goya, a los grabados nº 40 y 53 de la serie los Caprichos)
.
Está demostrado que ha habido muertes de niños inducidas por drogas psiquiátricas, muchas de las cuales, según múltiples comunicados e informes de médicos, incrementan los riesgos de muerte súbita y aparición de ideas suicidas. La Agencia Estadounidense del Medicamento publicó un aviso sobre la atomoxetina, conocida como Strattera, advirtiendo expresamente del incremento de riesgo de aparición de ideas suicidas en los niños que la consumían.
* Hay médicos excelentes. Los mejores quizás estén entre los que dedican más tiempo a la medicina que al negocio de la medicina.
** Parece que la referencia a los frailes se deba a que ¿ ejercían también de médicos en tiempos de Goya?
Un pediatra y neurólogo de prestigio, el estadounidense Fred A. Baughman, pide insistentemente la prueba médica que indique la existencia del TDAH. En un famoso debate otro médico argumentó que esa prueba existía: el menor desarrollo de la corteza cerebral en niños con TDAH. El Sr. Baughman replicó, diciendo que ese menor desarrollo cerebral no se debía al TDAH, sino a que los niños del estudio llevaban años consumiendo metilfenidato. El otro médico tuvo que darle la razón. (Es evidente que existe una patología de la atención y que hay determinadas lesiones cerebrales que provocan alteraciones patológicas de la atención (Ver http://www.neuropsicol.org/Np/atencion.htm ) ; lo que se discute es que por la aplicación de los criterios del DSM-IV-TR, o por otras escalas o cuestionarios "basura" pueda inferirse que un niño esté enfermo o que tenga una lesión que pueda curarse mediante el consumo de drogas psiquiátricas o aliviarse transitoriamente durante el tiempo en que la droga hace su efecto. La argumentación de los expertos a sueldo de las multinacionales de que el TDAH no tiene cura sirve para orientar a los pacientes hacia el consumo diario donde supuestamente el paciente obtiene una cura transitoria que se esfuma cada día y renace el día siguiente con la ingesta de la pastilla. Por razones que luego se verán, esto es absurdo.)
El siguiente vídeo muestra hechos que muchos quieren callar y comentarios del Dr. Baughman:
.
.
. Es curioso que no haya ninguna ponencia dedicada a la atención como función psicológica, en ninguno de los Congresos organizados por la Fundación Confías, sobre TDAH en 2008, ni en los anteriores de 2006 y 2007, según puede comprobarse por la lectura de los programas.
El foco de los Congresos está centrado, fundamentalmente, en el trastorno, su identificación, tratamiento farmacológico y trastornos asociados.
Si se estudiara la atención, habría de considerarse que aquella se manifiesta de igual modo tanto en la percepción, como en los procesos motores y de pensamiento, y consiste fundamentalmente en el carácter optativo de la actividad consciente. El proceso selectivo de la información necesaria, la consolidación de los programas de acción elegibles y el mantenimiento de un programa de control permanente sobre el curso de los mismos es, pues, lo que generalmente denominamos atención. Al sujeto llegan un inmenso número de estímulos, de los debe seleccionar los más importantes y hacer caso omiso de los demás. (A.R.Luria)
Sin embargo, no es por la definición de qué sea la atención, por lo que se omite su estudio en esos Congresos, sino porque la atención es una función psicológica que se desarrolla en el niño tras un largo y complicado proceso, desde el nacimiento hasta la edad adulta.
Esto significa que, en general, un niño sano tendrá un menor desarrollo de la atención que otros niños sanos de mayor edad; y para niños de igual edad cronológica, habrá unos que sean capaces de controlar mejor que otros, y durante más tiempo, el curso de su propio pensamiento durante la ejecución de una tarea, de modo que, ante la aparición inesperada de un estímulo irrelevante, unos continuarán aplicados a su tarea, mientras que otros se distraerán. Si a esas diferencias que se dan en distintos sujetos queremos valorarlas, podemos decir que unos niños tienen déficit de atención respecto de otros niños, pero en ningún caso, y sólo por esas diferencias, podremos decir que los que menos y peor atención tienen, están trastornados, enfermos o que tienen una patología de la atención.
Es cierto que hay lesiones cerebrales que dan lugar a una patología de la atención, pero tanto la lesión como la patología asociada ha de poder probarse mediante pruebas médicas, psicofisiológicas y psicológicas objetivas.
Pretender que el 7, el 10 o el 18% de la población infantil española tiene un déficit de atención, una patología, porcentaje que se deduce de la aplicación de “pruebas basura” y de observaciones subjetivas, y de estudios realizados por expertos a sueldo de las multinacionales farmacéuticas, es un acto de barbarie por el que se incrementa sin el menor control el número de niños tratados psiquiátricamente. En los EE.UU eran 150.000 niños tratados en 1974. Hoy pasan de 10 millones. No es un buen ejemplo a seguir para España. En EE.UU el número de niños a partir de edades de 5 ó 6 años de edad diagnosticados de trastorno bipolar pasó de aproximadamente 20.000 de tales diagnósticos en 1994 a alrededor de 800.000 en 2003. Hay que impedir esta barbarie.
Trata de escamotearse el hecho cierto de que la atención es una función psicológica que se desarrolla. Sólo si se reduce la atención al resultado directo, inmediato y exclusivo de procesos biológicos relacionados con la transmisión de sustancias químicas durante la sinapsis neuronal reduciendo el proceso real electroquímico, será posible hacer creer que drogas psiquiátricas que influyen en esos procesos sinápticos, son capaces de generar atención día a día en el sujeto, restableciendo no se sabe qué proceso alterado, acabando, supuestamente, con su déficit, que como además no tiene “cura” salvo en el período en que las drogas hacen su efecto, obligará al sujeto a tomar drogas psiquiátricas de peligrosos efectos secundarios toda la vida.
También se escamotea a los padres la información sustancial de que el desarrollo de la atención voluntaria depende, entre otros factores, del desarrollo de los lóbulos frontales, y que esta es la zona de la corteza cerebral que tarda más tiempo en desarrollarse. Por tanto, intervenciones prematuras en niños pequeños o muy pequeños, transforma el hecho natural de que cuanto más pequeño es un niño tiene menor capacidad de atención voluntaria, en síntoma de un trastorno. Esta tergiversación de considerar un fenómeno natural como un fenómeno patológico es un acto más de la barbarie que venimos denunciando. En el siguiente enlace, que claramente es una publicidad del fármaco Concerta(R) , podemos leer: UNO DE CADA CINCO NIÑOS EN ESPAÑA PADECE TRASTORNO POR DÉFICIT DE ... ( Como pueden ver los lectores ya han subido el porcentaje de niños con TDAH ¡ al 20% ! ) En el artículo podemos leer: los primeros síntomas, dice la doctora Mardomingo, ya se manifiestan cuando el niño es muy pequeño. Hay madres que, durante el embarazo, notaron que el feto tenía una gran inquietud y se movía mucho.
La doctora María Jesús Mardomingo, Jefe del Servicio de Psiquiatría y Psicología Infantil del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, que participa como ponente en el Congreso sobre TDAH es una de las que debería declarar que está incursa en un conflicto de interés con las multinacionales farmaceúticas. La relación de la doctora con las compañías que patrocinan los Congresos de Madrid sobre TDAH son:
.
Advisory Board : Janssen Cilag , Eli Lily and Co.
Research Support : Eli Lilly and Co., Janssen Cilag
Travel Support: Janssen Cilag

.
Traducción automática:
.
Junta Consultiva: Janssen Cilag, Eli Lily and Co
Apoyo a la Investigación: Eli Lilly and Co, Janssen Cilag
Viajes de apoyo: Janssen Cilag
.
Ver Florence 2007 - Bridging the Gaps - Updates to the Scientific ...-
.
Posiblemente el hecho de que aparezca la declaración de conflictos de interés de la Sra. Mardomingo en el Congreso de Florencia, de Agosto de 2007, indicando sus vínculos con las multinacionales farmaceúticas, se deba a alguna exigencia de ese país, Italia, donde hay un fuerte movimiento social como reacción al incremento alarmante de niños con diagnóstico de TDAH en ese país.
.
Con muchos otros ponentes ocurre otro tanto de lo mismo, tanto extranjeros como españoles. Si por ahí hay algún periodista que quiera profundizar en todo esto quizás pueda hacer un buen reportaje, o las asociaciones de padres y madres desean pedir explicaciones y aclaraciones sobre estos extremos a los organizadores y ponentes creo que no sólo están en su derecho, sino que son los que tienen la palabra.
.
Bipolar disorder in children and adolescents: international ...
CAS has received research funding from Abbott Laboratories, Eli Lilly & Co., Novartis, Solvay, The Alicia Koplowitz Foundation, The Spanish ...www.blackwell-synergy.com/doi/pdf/10.1111/j.1399-5618.2005.00262.x

Traducción automática:

Trastorno bipolar en niños y adolescentes: internacional ...CAS ha recibido financiación de la investigación de Abbott Laboratories, Eli Lilly & Co, Novartis, Solvay, La Alicia Koplowitz Foundation, The Spanish ... (Añadido 7/12/2007: CAS has received research funding from Abbott Laboratories, Eli Lilly & Co., Novartis, Solvay, The Alicia Koplowitz Foundation, The Spanish Department of Health (Instituto de Salud Carlos III-FIS), Navarra Department of Health; consultant for EINAQ-Thomson ATC, Eli Lilly & Co.,Janssen-Cilag, Shire; and serves on the speakers bureau for Admirall-Prodesfarma, AstraZeneca, Bristol-Myers Squibb, Eli Lilly & Co., Esteve, GlaxoSmithKline, Janssen-Cilag, Novartis, Pharmacia Spain and Solvay.
Traducción automática:
CAS (César A. Soutullo) ha recibido financiación de la investigación de Abbott Laboratories, Eli Lilly & Co, Novartis, Solvay, La Alicia Koplowitz, la Fundación Española del Departamento de Salud (Instituto de Salud Carlos III - FIS), Navarra Departamento de Salud; consultor para EINAQ - Thomson ATC , Eli Lilly & Co, Janssen-Cilag, Shire, y sirve en la oficina de coordinación para Admirall - Prodesfarma, AstraZeneca, Bristol-Myers Squibb, Eli Lilly & Co, Esteve, GlaxoSmithKline, Janssen-Cilag, Novartis, Pharmacia y España Solvay.
.
KDC has received research funding from Abbott Laboratories, AstraZeneca, GlaxoSmithKline, NIH, The Heinz C. Prechter Foundation, The National Alliance for Research in Schizophrenia and Depression;consultant for Abbott Laboratories, AstraZeneca, Eli Lilly & Co., GlaxoSmithKline, Janssen Pharmaceutica, Shire US, UCB Pharma; and serves on the speakers bureau for Abbott Laboratories, AstraZeneca, Eli Lilly & Co. and GlaxoSmithKline. AD-S has received research funding from Eli Lilly& Company and The Alicia Koplowitz Foundation. FO has received research funding from The Alicia Koplowitz Foundation, The SpanishDepartment of Health (Instituto de Salud Carlos III-FIS), Navarra Department of Health, University of Navarra Research Funds (PIUNA); and serves on the speakers bureau for Admirall-Prodesfarma, AstraZeneca, Bristol-Myers Squibb/Otsuka Pharmaceutical, Eli Lilly & Co., Esteve, GlaxoSmithKline, Janssen-Cilag, Novartis and Solvay. AF-Q, IE-C and MR-C have no reported conflict of interest.)

Las siglas CAS corresponden a César A. Soutullo de la Clínica Universitaria de Navarra, también ponente en los Congresos de TDAH de la Fundación Confías. La declaración de conflicto de interés en un Congreso Internacional de los Estados Unidos, celebrado en Miami, corresponde al siguiente artículo:
Soutullo CA, Chang KD, Díez-Suárez A, Figueroa-Quintana A, Escamilla-Canales I, Rapado-Castro M, Ortuño F "Bipolar disorder in children and adolescents: international perspective on epidemiology and phenomenology." Bipolar Disord. 2005; 7: 6: 497-506.
SOUTULLO CA, CHANG KDD, DÍEZ-SUAREZ A, FIGUEROA-QUINTANA A, ESCAMILLA-CANALES I, RAPADO-CASTRO M Y ORTUÑO F. Bipolar disorder in children and adolescent: international perspective on epidemiology and phenomenology. Bipolar Disord 2005: 7; 497-506 © Blackwell Munskgaard, 2005. Hace unos días podía abrirse la página web. Hoy no se abre. Así que no está la relación completa de las vinculaciones del Sr. Soutullo con las multinacionales farmaceúticas. A ver si se puede abrir la página. Las declaraciónes de interés más nutridas eran las del Sr. Soutullo y de Kiki Chang. Recuerdo que algunos de los restantes autores del artículo no tenían ningún conflicto de interés.
Ver el resumen del artículo anterior en:
No hay duda de la orientación del estudio: Detectar las causas posibles que expliquen las grandes diferencias entre la prevalencia del trastorno bipolar, en porcentajes, entre las poblaciones infantiles de Europa y EE.UU.
Aquí tienen una "noticia" emitida por Lilly ante la sorpresa por el "descubrimiento" de un estudio de César A. Soutullo (CASH)*** y otros.
(Ver http://www.finanzas.com/id.8631012/noticias/noticia.htm). Sin comentarios. ¿ Obtendrá opciones para un Nobel por este estudio ? Por favor, valore mentalmente de 0 a 10 la utilidad del estudio del Sr. Soutullo para el bien de la infancia y de la medicina. Gracias.
.
(Pendiente: Otros ponentes con conflictos de intereses)
.
Lo mismo ocurre con los ponentes extranjeros que participan como estrellas invitadas en los dos Congresos de Madrid de 2008:
.
ADHD
Russell Barkley, Ph.D.:
receives or has received research support, acted as a consultant and/or served on a speaker's bureau for Eli Lilly and Company, Shire Pharmaceuticals Group plc, and McNeil Pediatrics. Dr. Barkley also has or has had books/intellectual property with Guilford Publications.
Joe Biederman, M.D.: receives or has received research support, served on a speaker’s bureau, or has been on the advisory board: Shire Pharmaceuticals Group plc, Eli Lilly and Company, Pfizer, Inc., McNeil, Abbott, Bristol-Myers-Squibb, New River Pharmaceuticals, Cephalon, Janssen, L.P., Novartis Pharmaceuticals, UCB Pharma, Astra-Zeneca, Forest Laboratories, Glaxo-SmithKline and Neurosearch. He has also received private foundation research support from: Stanley Medical Institute, Inc, Lilly Foundation, Prechter Foundation and from NIMH, NICHD, and NIDA.
Timothy Wilens, M.D.: receives or has received research support, acted as a consultant and/or served on a speaker's bureau for Abbott Laboratories, Cephalon, Ortho-McNeil, Eli Lilly and Company, National Institute on Drug Abuse, Neurosearch, Shire Laboratories, Inc., Novartis Pharmaceuticals, Janssen, L.P., National Institute on Mental Health, and Pfizer, Inc.
Larry Greenhill, M.D.:
Eli Lilly: Consultant; Member of the Data Mining Board; Author on papers with employees of Eli Lilly; Support for travel to IACAPAP meeting in Australia; potential support for travel and planning meetings for ESCAP meetings in Florence, Italy.
Novartis: Honorarium to attend two scientific advisory boards; Signed contract to accept support for research at my institution, but no patients were recruited because study closed before contract negotiations were complete.
New River Pharmaceuticals: Signed contract to accept support for research at my institution, but no patients were recruited because study closed before contract negotiations were complete.
McNeil Pharmaceuticals: Signed contract to accept support for research at my institution, but no patients were recruited because study closed before contract negotiations were complete.
Forest Pharmaceuticals: Signed contract to accept support for research at my institution, but no patients were recruited because study closed before contract negotiations were complete.
Otsuka Pharmaceuticals: Received support for a research contracts in the form of payment to generate similar appearing active drug and placebo. Pfizer: Received honorarium to lecture at a Pfizer investigator meeting and for work as chairman of the Ziprasidone Pediatric Data Safety and Monitoring Board.
Janzen-Cilag: Received honorarium to give a 2 hour seminar in Melbourne Australia to practitioners.
Johnson and Johnson: Received honorarium to participate in a phone call for a Scientific Advisory Panel.
Sin más preámbulo pasamos al estudio de la atención y en el siguiente artículo del blog trataremos un caso de un niño de 8 años de edad, J.R.M., repetidor de un curso de 2º de primaria, con "diagnóstico de TDAH" desde los 6 años, y al que la toma de metilfenidato de modo continuado durante tres años no sirvió para nada. Este niño, en tres años, no aprendió a leer una sola letra, y su fracaso escolar era evidente, y su supuesta dislexia no era otra cosa que la falta de precisión de los métodos de enseñanza que deben ajustarse a las características psicológicas del alumno. El fracaso escolar se debía a falta de precisión de los métodos que se usan de modo general, inadecuados para este niño, y no a un genérico trastorno de déficit de atención. Las alteraciones de comportamiento, paralelamente, desaparecieron al desaparecer su frustración. Casi siempre, los niños que no aprenden a leer y se les enfrenta contínuamente a esa tarea, acaban desarrollando una gran ansiedad. Sometidos día a día a una prueba de lectura para la que no están preparados, recibiendo diariamente el reproche público, implícito o explícito, que sufren al hacerse evidente su fracaso lector ante el maestro o maestra y ante sus compañeros, pueden desarrollar reacciones de ira como reacción ante la frustración diariamente renovada, o reacciones encaminadas a evitar ese sufrimiento, llegando un momento en que pueden negarse activamente a continuar sometiéndose a esa prueba de lectura. A muchos de esos niños les sudan las manos como reacción fisiológica de la intensidad emocional que les provoca enfrentarse a la lectura. Por si fuera poco, cuando esos niños, para preservar su propia salud mental, reaccionan de acuerdo a la dotación sabia con que los ha provisto la naturaleza, negándose a sufrir ese castigo, reciben el añadido de que tienen un trastorno negativista desafiante. Y ya puestos, adjudiquémosles también un TDAH y sometámoslos a tratamiento psiquiátrico.
.
El estudio sobre la atención se basa íntegramente en la obra de A.R.Luria, así que el papel que me corresponde es el de divulgador.
.

La atención.
.
1. ¿ Por qué es importante que Vd. tenga un conocimiento suficientemente preciso de lo que es la atención en vez de interesarse solo por el TDAH?
.
Si Vd. no conoce lo que se entiende por atención, los factores que la determinan, su base fisiológica, sus mecanismos de activación, su base fundamental, la diferencia entre disposición y atención, los tipos de atención, los métodos para investigarla, y especialmente su desarrollo en la infancia, y su patología, no podrá juzgar si son suficientes las razones por las que quieren hacer acreedor a su hijo de un diagnóstico de trastorno de la atención. También podrá distinguir y comprender que no hay un nexo entre el fracaso escolar, que expulsen a su hijo de clase, que se pelee con otros niños, que tenga dificultades con el aprendizaje de la lectura y escritura o con el aprendizaje de las matemáticas y el llamado TDAH. Comprenderá que el temor con que quieren amedrentarla para obligarla a que dé drogas psiquiátricas a su hijo desde su más tierna infancia es infundada. Podrá Vd. defenderse mejor de la influencia ejercida por la propaganda interesada de las multinacionales farmaceúticas que se realiza fundamentalmente mediante la opinión de expertos influídos directamente y a sueldo de aquellas. Y lo más importante, podrá comprender los principios necesarios para ayudar a su hijo.
.
2. Definición de la atención.
.
Hasta el hombre llega un inmenso número de estímulos, mas él selecciona entre éstos losmás importantes y hace caso omiso de los demás. Potencialmente puede ejecutar un grán número de movimientos, pero destaca aquellos movimientos racionales integrantes de sus operaciones mientra que inhibe el resto. En él surge una gran cantidad de asociaciones, pero retiene sólo algunas, esenciales para su activdad, y hace abstracción de otras, que entorpecen el flujo consecuente de su pensamiento.

La atención comprende esos tres componentes esenciales:

  • El proceso selectivo de la información necesaria.
  • La consolidación de los programas de acción elegibles.
  • El mantenimiento de un control permanente sobre el curso de los programas de acción elegidos.

Ese carácter optativo de la actividad consciente, que es función de la atenciónse manifiesta de igual modo tanto en nuestra percepción, como en los procesos motores y en pensamiento.

De no existir dicha selectividad, la cantidad de información sin discernir sería tan grande y desordenada que ninguna actividad devendría posible.

En todos los tipos de actividad consciente ha de tener lugar una fase de selección de los procesos fundamentales, constitutivos del objeto a que se presta atención y la existencia de un "fondo" integrado por los procesos cuya acceso a la conciencia se demora, pero que en cualquier momento, siaparece la tarea correspondiente, pueden pasar al centro de la atención y convertirse en dominantes. Y en virtud de ello cabalmente suele distinguirse:

  • El volumen de la atención, que se entiende como el número de señales aferentes o de asociaciones fluyentes que pueden mantenerse en el centro de una conciencia lúcida, adquiriendo carácter dominante.
  • La estabilidad de la atención, que consiste en la permanencia con que los procesos destacados por la atención pueden conservar su carácter dominante.
  • Las oscilaciones de la atención conciernen al carácter cíclico del proceso merced al cual determinados contenidos de la actividad consciente bien adquieren valor dominante o lo pierden.

3. Factores determinantes de la atención.

Cabe destacar dos grupos de factores que aseguran el carácter selectivo de los procesos psíquicos, determinando tanto la orientación como el volumen y la estabilidad de la actividad consciente:

  • El primer grupo comprende los factores que caracterizan la estructura de los estímulos externos ( o estructura del campo externo ).
  • El segundo grupo está constituído por factores concernientes a la actividad del propio sujeto ( o estructura del campo interno).

3.1. Factores externos que determinan el sentido de la atención.

  • Integran el primer grupo factores derivados de los estímulos que el sujeto percibe desde el exterior; ellos determinan la orientación, el volumen y la estabilidad de la atención, y guardan relación con los factores estructurales de la percepción, y son los siguientes:
  1. Intensidad (fuerza) del estímulo: Cuando el sujeto se halla ante un grupo de estímulos iguales o dispares, y uno de los cuales se destaca por su intensidad ( magnitud, color, etc.), su atención se ve atraída cabalmente por ese estímulo. Es natural que cuando un sujeto entra en una habitación débilmente ilumnida al instante atraiga su atención una bombilla que de pronto se enciende. Y en los casos en que en el campo perceptivo aparecen dos estímulos de igual intensidad y las relaciones entre ambos se hallan tan equilibradas que ninguno de ellos es dominante, viene a ser característico que la atención del hombre adquiera un carácter inestable y surjan oscilaciones dela atención, en virtud de las cuales ora, uno ora otro de aquéllos se hace dominante.
  2. La novedad del estímulo o su diferencia con respecto a otros estímulos: Si entre estímulos bien conocidos aparece uno que se distingue radicalmente de los demás o es inusitado, nuevo, comienza a atraer enseguida la atención y suscita un especial reflejo de orientación. Así sucede, por ejemplo, cuando entre círculos iguales parece una cruz solitaria, rotundamente distinta a las demás figuras; en una segunda prueba, presentando varias filas de líneas similares, en una de las cuales hay un vacío que diferencia este sitio de los restantes; y en tercer lugar, si entre grandes puntos idénticos situamos uno pequeño distinto de aquéllos. Es fácil advertir que en todos los casos la atención se dirige al elemento nuevo, discernible, que a vecesconserva la misma pujanza que los otros estímulos habituales, y en ocasiones puede ser más débil que aquellos por su intensidad. Basta recordar que cuando un ruído habitual, reiterado y monótono (verbigracia, el estruendo de un motro) cesa de pronto, el cese de la estimulación puede convertirse en el factor que atraiga la atención.

3.1.2. Factores externos que determinan el volumen de la atención.

  1. La organización estructural del campo perceptivo: El volumen de la percepción de los estímulos que llegan al hombre desde el exterior depende de la organización estructural de los mismos. Fácilmente vemos la imposibilidad de percibir con acierto gran número de de estimulaciones dispersas y en desorden, mas podemos hacerlo sin dificultad cuando están organizadas en estructuras definidas.
  2. La ingeniería psicológica, contribuyendo a la organización estructural, psicológicamente fundada y racional, del campo perceptivo es una tarea esencial que asegura mediante el uso de las fórmulas más racionales la organización del flujo de informaciones que llegan al niño.

Todos los factores enumerados, determinantes del sentido y volumen de la atención se relacionan con la estructura de la información que procede del medio externo.

Se hace evidente, pues, la importancia de tener en cuenta dichos factores para aprender a gobernar la atención humana sobre bases científicas.

3.2. Factores internos determinantes del sentido de la atención.

A este grupo corresponde ante todo la influencia que ejercen sobre la propia percepción y sobre el curso de la actividad del sujeto los siguientes factores:

  • Las necesidades,
  • los intereses,
  • y la disposición (1) del sujeto.

Al analizar los problemas de la evolución biológica del comportamiento se observa el papel decisivo que en dicho comportamiento desempeña la trascendencia biológica de las señales. Por ejemplo, un gato dejará de prestar atención al ruido que se hace al hojear un libro en cuanto escuche el sonido característico que hace un ratón cuando roe o escarba. Todo esto concierne de igual modo al hombre, con la única diferencia de que las necesidades y los intereses que caracterizan a éste en su inmensa mayoría no entrañan instintos o inclinaciones biológicas, sino que suponen complejos factores estimulativos formados a través de la historia social. Por ejemplo, el hombre que se interesa por el deporte, entre toda la información que le llega, destaca la que se refiere a un partido de fútbol; mientras el que se halla interesado en la cetrería, prestará atención a los eventos que tienen relación con ella.

Es fácil convencerse de que el vigoroso interés de una persona hace que unas señales sean dominantes, a la vez que se inhibe de todas las marginales que no tienen relación con la esfera de sus inquietudes. Hechos harto conocidos nos hablan de que ciertos científicos ensimismados en la solución de problemas complejos, dejan de percibir todas las estimulaciones accesorias, denotando claramente lo dicho. ( En relación con esto es frecuente que se produzca ese estado de ensimismamiento en los niños, sin que ello deba considerarse un síntoma de déficit de atención, ni mucho menos. Esto a veces forma parte de la singular personalidad del individuo y de ningún modo puede considerarse que necesariamente ha de ser un rasgo patológico).

La actividad humana viene determinada por una necesidad y siempre va encaminada a un cierto objetivo y aunque el sujeto, en algunos casos, no sea plenamente consciente de los propios motivos, siempre tiene conciencia de la finalidad y el objeto de su acción. Sabemos, por último, que que el objetivo de la acción se distingue cabalmente de los medios y de las operaciones mediante los cuales se consigue. Mientras las operaciones en cuestión no están automatizadas, laejecución de cada una de ellas constituye el objetivo del fragmento dado de actividad y atrae hacia sí la atención. Cuando la acción se automatiza, las operaciones concretas integrantes de la misma dejan de atraer la atención y empiezan a transcurrir de forma inconsciente, mientras que subsiste la plena conciencia del objetivo fundamental. ( En las etapas iniciales de la lectura la atención del niño habrá de dirigirse necesariamente a la tarea de reconocer la forma gráfica de cada letra, después a identificar el sonido asociado, etcétera; el hecho de que un niño fracase en resolver esos fragmentos iniciales de la actividad lectora, no significa que el niño no comience a leer por un déficit de atención. Ocurre que el niño puede prestar completa atención para resolver los problemas que plantean esos fragmentos de actividad, y aún así, no sea capaz de resolver esas tareas parciales. Una deficiencia en el desarrollo de la percepción óptico espacial bastará para que los estímulos externos que emanan de las letras (tamaños de cada trazo, orientación espacial de los trazos,...) dejarán de ser claves efectivas que guíen los procesos de identificación; por mucha atención que el niño preste a cada letra no podrá percibir su significado; si el niño tiene dificultades propioceptivas, de modo que no pueda guiarse por las señales aferentes de la posición y relación de sus propios órganos articulatorios, activos y pasivos, y si el control auditivo de la propia emisión vocálica está poco desarrollado, le resultará difícil asociar a cada letra el sonido correspondiente; probablemente en este último caso, pueda reconocer el sonido asociado a letras cuya emisión implica una estimulación recíproca más intensa de los órganos articulatorios cuando rozan o impactan entre sí; así, característicamente, a algunos niños, les resultará más fácil leer la letra r que la letra b. En estos ejemplos las dificultades con la lectura no pueden atribuirse a déficit de atención).

El sentido de la atención viene determinado por la estructura psicológica de la actividad y depende sustancialmente del grado de automatización de aquella. La tarea general que orienta la actividad del hombre destaca como objeto de su atención el sistemade señales o conexiones integrantes de la actividad suscitada por ella misma, y el objetivo concreto que se plantea el hombre ejecutor de una tarea, sitúa en el centro de la atención los actos o señales relacionados con aquella. El proceso de automatización de la actividad conduce a que unos actos concretos, que atraían la atención, se conviertan en operaciones automáticas, y la atención del hombre empiece a desplazarse hacia los objetivos finales, dejando de fijarse en las operaciones habituales una vez consolidadas. Y apenas ofrece duda que lo más importante es que el sentido de la atención depende directamente del acierto o desacierto de la actividad. ( Cuando un niño pequeño comienza a leer y presenta dificultades para la lectura, no sólo debemos pensar que algo anda "mal" en el niño, sino que sustancialmente debemos pensar que algo anda "mal" en el método de enseñanza. De modo mucho más preciso debemos analizar cual es la relación que trata de establecerse entre el niño y el método. Es en el estudio de esa relación donde podemos comprender por qué el niño no aprende, por qué no supera, si ese es el caso, ni el menor de los fragmentos iniciales de la actividad).

La culminación acertada de laactividad elimina de golpe la tensión que en el sujeto se mantuvo mientras trató de resolver el problema. Por ejemplo, la persona que echa una carta en el buzón de correos, al instante olvida el propósito cumplido, que deja de preocuparle. Al contrario, la actividad inacabada o la tarea ejecutada con desacierto siguen causando tensión y fijando la atención, reteniéndola, hasta que no se realizan adecuadamente.

En cuanto mecanismo de control, la atención integra el aparato aceptor de la acción: garantiza las señales indicadoras de que la tarea aún no se ha cumplido, de que la acción no ha terminado, y esta retroalimentación incita al sujeto a continuar su labor activa. ( En los niños pequeños el aparato aceptor de la acción es compartido con el adulto; el adulto es el referente que va indicando al niño si la tarea recién realizada por el niño es correcta o no).

Así pues, la atención del hombre viene determinada por la estructura de su actividad, refleja el curso de la misma y sirve de mecanismo para su control.

Todo ello hace que la atención sea uno de los aspectos esenciales de la actividad consciente del hombre.

( Nota de Eduardo: Trataremos antes de nada el desarrollo de la atención en el niño pues ésto más que ninguna otra cosa deja al descubierto que intervenciones en niños sanos en base a diagnósticos triviales nada menos que con potentes drogas psiquiátricas es un verdadero atropello a la dignidad y a la singularidad única e irrepetible de cada niño).

4. Bases fisiológicas de la atención.

5. Mecanismos neurofisiológicos de activación: Sistema reticular activador.

5.1. Sistema reticular activador ascendente.

5.2. Sistema reticular activador descendente.

6. El reflejo de orientación como base de la atención.

7. Tipos de atención.

7.1. Atención involuntaria.

7.2. Atención voluntaria.

8. Métodos de investigación.

9. El desarrollo de la atención

Ciertos indicios de desarrollo de la atención involuntaria estable se revelan con nitidez ya en las primeras semanas de vida del niño. Cabe observarlos en los síntomas tempranos deaparición del reflejo de orientación: fijación de la mirada en el objeto y detención de los movimientosde succión al examinar de primeras un objeto o manipularlo. Cabe afirmar con toda razón que también los primeros reflejos condicionados empiezan a elaborarse enel niño sobre la base del reflejo orientador; dicho en otros términos, sólo cuando presta atención al estímulo, lo destaca y se concentra en él.

En un principio, la atención involuntaria del niño en los primeros meses de vida tiene el carácter de simple reflejo orientador ante estímulos nuevo o intensos, de seguimiento con la mirada y de reflejo de concentración en los mismos. Sólo más tarde la atención involuntaria del niño adquiere formas más complejas, y en base a la misma comienza a desarrollarse la actividad orientadora - investigativa aplicada a la manipulación de los objetos; ahora bien, en los primeros tiempos esa actividad es muy inestable, y basta que aparezca otro objeto para que cese la manipulación del primero. Ello indica que ya en el primer año de vida de la criatura el reflejo orientador investigativo conlleva un carácter de agotamiento rápido, se inhibe fácilmente cuando sobre él actúan influjos extraños y ya revela al propio tiempo los rasgos de "habituación" que conocemos, extinguiéndose en los casos de reiteración prolongados. Mas el problema esencial por excelencia radica en desarrollar las formas superiores de la atención, regulables a voluntad. Éstas se revelan ante todo mediante la aprición de modods estables de subordinación del comportamiento, gracias al influjo regulador de las indicaciones verbales del adulto, y luego, mucho más tarde, mediante la formación en el niño de tipos estables de atención voluntaria autorregulada.

Sería erróneo pensar que dicha atención rectora y el influjo regulador del lenguaje nacen en el niño de repente. Los hechos muestran que la indicación verbal "dame la muñeca" no suscita en el niño más que una reacción orientadora general, influyendo en él cuando aquélla va acompañada de un acto real del adulto. Es característico que al principio la palabra del adulto, nombrando el objeto, atrae la atención del niño sila nominación de dicho objeto coincide con la percepción directa de la criatura. En los casos en que el objeto nombrado no figura en el campo inmediato de la visisón de la criatura, la palabra sólo suscita en ésta una reacción general orientadora que se extingue con rapidez.

Sólo a fines del primer año de vida y comienzos del segundo la nominación del objeto o la orden verbal empiezan a adquirir su influencia rectora y reguladora; elniño orienta su mirada al objeto nombrado, destacándolo entre los demás, o bien lo busca, cuando dicho objeto no se halla ante él. Sin embargo, en esta etapa, la influencia de la palabra del adulto, guiadora de la atención del niño, es todavía muy inestable, y la reacción de orientación suscitada por ella cede raudamente su puesto a la reacción orientadora directa provocada por un objeto más vistoso, nuevo o de mayor interés para el niño. Esto se puede observar con nitidez cuando a una criatura de esa edad le hacemos una indicación y le pedimos un objeto situado a cierta distancia. El niño dirige entonces su mirada a dicho objeto, mas no tarda en deslizarla a otros situados más cerca y empieza a extender la mano, no hacia el estímulo nombrado, sino hacia el que está más cerca o es más vistoso.

Únicamenta a mediados del segundo año de vida el cumplimiento de una indicación verbal del adulto, guiadora de la atención selectiva del niño se hace más firme: pero también aquí cualquier interferencia relativamente pequeña malogra con facilidad aquella influencia. Así, basta un corto lapso de tiempo ( a veces de 15-30 segundos ) en elque se aplace el cumplimiento de la instrucción verbal para que ésta pierda su influjo rector, y el niño - que la hubiera cumplido sin trabajo al instante -empiece a inclinarse por los objetos extraños que atraen directamente su atención. Esa misma falta de cumplimiento de la instrucción verbal puede alcanzarse también por otro camino. Si varias veces seguidas pedimos a un niño ante el que se hallan dos objetos (una taza y una copita, por ejemplo ), " ¡ dame la taza ! " y luego de afianzarla indicación la sustituímos por otra y con el mismo tono decimos " ¡ dame la copa! ", la criatura, cuaya actividad se caracteriza aún por una significativa inercia, cede a ese estereotipo inerte y sigue dirigiéndose hacia la taza, repitiendo sus anteriores movimientos.

Sólo alrededor del año y medio de vida la indicación del adulto adquiere la capacidad suficiente para organizar la atención del niño, aunque también en esta etapa pierda con facilidad su entidad reguladora. Por ejemplo, el niño en esta edad cumple sin dificultad la indicación "bajo la taza hay hay una monedita, dámela", cuando la moneda se ha escondido baja la taza a ojos del niño; ahora bien, cuando esto no tiene lugar y la moneda se ha ocultdo bajo alguno de los objetos sin que lo advierta el niño, entonces el reflejo orientador inmediato malogra fácilmente la influencia guiadora de la indicación, y el niño se dirige hacia los objetos que tiene delante, actuando con independenciade la instrucción verbal.

Así pues, el efecto de la instrucción verbal que guía la atención de la criatura viene asegurado en etapas tempranas sólo cuando se trata de casos en que la instrucción verbal coincide con la percepción directa del niño.

Un niño de año y medio o dos años puede comenzar a ejecutar fácilmente la indicación verbal "aprieta la pelotita" cuando tiene en la mano el baloncillo de goma, peros los movimientos que entraña apretarlo, suscitados por la orden verbal, no cesan, y la criatura sigue haciéndolo reiteradas veces, incluso después que se le diga adicionalmente: " ¡ no aprietes más ! ". La indicación verbal pone en función el movimiento mas no puede frenarlo y las reacciones motrices suscitadas por ella siguen ejecutándose por inercia, independientemente del flujo de aquélla.

Los límites de la influencia rectora de la instrucción verbal aparecen con singular nitidez cuando ésta se complica. Así, al considerar el comportamiento de un niño de corta edad, al que se le da la indicación verbal: " cuando se encienda la lucecita, aprieta la pelotita ", lo que requiere establecer una conexión entre los dos elementos de la condición formulada, se puede ver con facilidad que aquélla no determina de súbito en él influencia organizadora. El niño, que percibe cada parte de la mencionada indicación, acusa una inmediata reacción motriz y, luego de oir el fragmento " cuando se encienda la lucecita ", empieza a buscarla, y una vez que oye "aprieta la pelotita", al instante comienza a apretar el baloncillo.

Por consiguiente, si a la edad de dos años o dos años y medio una instrucción verbal sencilla puede guiar la atención del niño y conducir a una ejecución bastante precisa del acto motriz, una indicación verbal compleja que requiera la síntesis previa de los elementos insertos en la misma no puede suscitar aún la necesaria influencia organizadora.

Sólo en un proceso evolutivo durante el segundo y tercer año de vida la indicación verbal del adulto, completada en adelante con laparticipación del propio lenguaje del niño, se convierte en factor que guía de modo estable la atención del mismo. Mas ese influjo estable de la instrucción verbal, que guía la atención del niño, va formándose con la participación directa de su propia actividad dinámica; de ahí que para organizar su atención estable, el niño no sólo haya de escuchar la indicación verbal del adulto, sino destacar también él mismo en la práctica los rasgos necesarios luego de afianzarlos en sus actos reales.

Numerosos psicólogos soviéticos han demostrado este hecho. Por ejemplo, en los experimentos de A. G. Rúzskaya, se formulaba a párvulos de corta edad la indicación verbal de que había que reaccionar con un movimiento al aparecer un triángulo y abstenerse de efectuarlo cuando apareciese un cuadrado. Al principio el niño, tras asimilar la tarea, cometía muchos errores, reaccionando ante el factor " angulosidad " existente en ambas figuras, sólo cuando dichos párvulos conocieron de hecho las mencionadas figuras, las manejaron y " se valieron " de ellas, las reacciones a las mismas adquirireron entidad selectiva y, en armonía con la instrucción, sólo empezaron a responder con el movimiento cuando aparecía el cuadrado, absteniéndose de hacerlo al aparecer el triángulo. En la etapa siguiente, con niños de cuatro a cinco años de edad, el desglose práctico de losrasgos inherentes a a las figuras podía reemplazarse por una circunstanciada explicación verbal ( "bueno, aquí tenemos una ventanita (cuadrado), cuando aparezca hay que apretar; y aquí, un cucurucho (triángulo), ante el que no se debe apretar "), tras la cual la instrucción verbal comenzaba a guiar la atención de modo estable, adquiriendo una sólida influencia reguladora.

V. Ya. Valisevskaia obtuvo resultados análogos. En sus experiencias se facilitaba a los niños una serie de láminas con episodios diferentes en los que participaba un perro. Y se les sugería seleccionar las láminas en las que el " el perro cuida de sus cachorros " o " ayuda al hombre ". Dicha instrucción no ejercía la menor influencia orientadora en el comportamiento de los niños de dos años de edad. Cada lámina despertaba despertaba en ellos un torrente de asociaciones, y losniños empezaban a contar sencillamente todo lo que antes habían visto. En los niños de dos años y medio a tres años cabía asegurar la atención selectiva en el ejercicio anterior solo en el caso de que se les permitiera ejecutar en la práctica la situación representada, repitiendo la tarea. Para los niños de tres años y medio a cuatro años, una atención estable dirigida al cumplimiento de una tarea sólo se hacía posible repitiendo en voz alta el ejercicio y haciendo un análisis circunstanciado de la situación (ya no tenían necesidad de hacer una representación teatral como en el caso de los niños de dos años y medio a tres años, para idéntica tarea ); y únicamente el niño de cuatro años y medio a cinco años era capaz de guiar de modo estable su actividad ateniéndose a la instrucción, conservando la orientación selectiva de la atención en cuanto a los rasgos que figuraban en aquella (en la instrucción).

Ya en sus primeros experimentos, L.S. Vygotski y, luego, A. N. Leontiev, estudiaron el desarrollo de la atención voluntaria en la edad infantil, demostrando que también en los sucesivos estadios de desarrollo cabe observar el camino arriba descrito en el proceso formativo de la atención voluntaria, recurriendo al apoyo de medios auxiliares externos circunstanciales, con la reducción subsiguiente de los mismos y el paso gradual a formas superiores de organización interna de la atención. Según las pruebas de Vygotski, escondíase una nuez en algun bote de un grupo botes, y el niño tenía que sacarla; como orientación para llegar al mismo, se sujetaba un papelillo gris al bote en que la nuez se hallaba oculta. Si se guardaban varias nueces en varios de los botes se procedía de igual modo, marcando con un papelito gris los botes que contenían nueces. Comúnmente, el niño de tres- cuatro años no les prestaba atención y no destacaba de modo selectivo los botes implicados, mas cuando la nuez se colocaba en éstos a la vista del niño , y le señalaban con el dedo el papelito gris, éste adquiría el valor de signo indicador del objeto oculto y guiaba la atención del pequeño. Con los chicos de mayor edad, 4 años, se sustituía el ademán indicativo por la palabra; el niño comenzaba a utilizar de modo independiente el signo distintivo, y basándose en él podía organizar su atención.

Hechos análogos fueron observados asimismo por A. N. Leontiev en otro tipo de experimentos más complejos a ejecutar por niños mayores.

Lo dicho permite llegar a la conclusión de que la atención voluntaria, que en la psicología clásica se tenía por expresión primaria e irreducible del "libre albedrío " y cualidad fundamental del " espíritu humano ", es en realidad el producto de un complejísimo desarrollo. En los orígenes de este desarrollo se hallan las formas de comunicación del niño con el adulto, y, como factor esencial que asegura el proceso constituyente de la atención voluntaria, aparece el lenguaje, al que en seguida refuerza la actividad práctica concreta del niño; luego se va reduciendo gradualmente la necesidad del uso de medios desplegados hasta adquirir el carácter de acto intrínseco que mediatiza la conducta del mismo, asegurando la regulación y el control de su comportamiento

(1) Cuando el sujeto recibe información previa de la inminente llegada de una señal, o suceso, al que debe responder de modo activo se producen cambios fisiológicos en las respuestas eléctricas de los potenciales evocados de áreas corticales que guardan relación con la naturaleza de la señal por venir y también cambios eléctricos que pueden registrarse mediante un electromiograma de aquellos músculos que van a intervenir en el movimiento de respuesta a la señal. Este encontrarse presto para ejecutar determinado movimiento se llama "disposición" ("set", en inglés).
(Continuará)