jueves, enero 18, 2007

Origami y estimulación sensorial y cognitiva.



Foto 1. *Pajarita de papel en dos colores.
.
Ya hemos hablado en el blog de la importante investigación llevada a cabo por M.M.Koltsova, mostrando la importancia que tienen la estimulación sensorial de los dedos en niños pequeños para estimular el desarrollo sensorial y cognitivo, por un lado, y como eficaz instrumento que tiene una pronta repercusión directa en la mejoría de lectura, escritura y habla.
También hemos dado las pautas para ese entrenamiento y recomendado enlaces a páginas que contienen juegos tradicionales de estimulación de los dedos y manos, en el artículo de este blog, La estimulación sensorial especial de los dedos y sus efectos.
Queremos mostrar otra gama de ejercicios que obligan al niño al manejo de los propios dedos de ambas manos, en tareas de construcción de modelos en papel. Las construcción de estos modelos requiere la ejecución de variados y sutiles movimientos de manos y dedos y el número de las actividades es prácticamente ilimitado. También se recomiendan enlaces para acceder a ejercicios.
En las escuelas, las pajaritas, los barquitos de papel, aviones y otros modelos aparecen cada año, sin que sean actividades que respondan al desarrollo de programas escolares orientados al desarrollo motor ni a tareas de rehabilitación. Al menos en España, hasta donde conozco, no hay una tradición en el empleo de este medio como instrumento educativo.
Los modelos pueden hacerse con papel en blanco, de color, estampado, o con papel de embalar. Se necesita un aprendizaje de los modelos básicos, o directamente emprender la ejecución de modelos simples e ir adquiriendo la capacidad de hacerlos más complejos.
Hay que enseñar al niño a marcar y plegar el papel. Pero , además, el niño tiene que recordar la secuencia de los movimientos del papel y tiene, por tanto, que planificar la secuencia de los distintos hitos que deben realizarse ordenadamente para ejecutar el modelo pretendido. La omisión de uno de esos hitos es suficiente para que no tenga éxito, y, en este sentido, es una actividad que necesita de mucha precisión, haciendo evidente dónde se produce el error en el mismo momento de producirse. No ocurre así con otras tareas, como por ejemplo en una suma. El niño, al sumar puede equivocarse pero eso no le impide continuar y el niño no sabe que se ha equivocado.
Obliga al niño no sólo a mantener el esquema general del modelo, sino que debe recordar secuencias menores, y a encadenar cada movimiento con el inmediatamente anterior e inmediatamente siguiente, favoreciendo, por tanto la actividad de síntesis y análisis. El modelo que percibe simultáneamente debe transformarlo en actos sucesivos y viceversa, los actos sucesivos deben ser integrados si quiere llegar a la meta propuesta.
La conversión de la hoja de papel, que podemos considerar de dos dimensiones, se transforma en una figura tridimensional y plantea al niño interesantes problemas que debe resolver para progresar.
Para doblar una figura no se necesita ser un experto, sólo hay que recordar unos consejos:

Utilizar papel manejable.
Realizar un plegado cuidadoso y pulcro, especialmente en los vértices.
Trabajar en una superficie dura y lisa.
La exactitud se alcanza pasando la uña del pulgar a lo largo del pliegue.
La exactitud mejora la calidad de la figura terminada.
Seguir cuidadosamente la secuencia de cada modelo.
Poner atención a cada paso, su dirección y ejecución.
Practicar.

En una fase más avanzada puede pensarse cómo generar nuevas figuras. Ésta quizás sea una tarea que podemos dejar para más adelante.
Aquí tienen un vídeo de lo que hacen algunos artistas.

Pero aunque no exijamos que el niño cree figuras los beneficios de imitación de modelos son suficientes para nuestros fines.
En algunas universidades israelíes se realizan estudios vinculados con estudiantes que presentan déficit atencional y que son fuertemente estimulados mediante el mecanismo de doblar papel; en el Hospital Carlos Holmes Trujillo, de Cali, (Colombia), este arte se está utilizando desde hace unos años en el tratamiento de niños con problemas emocionales como dificultades de atención, expresión e hiperactividad. (Wikipedia)
.
Sus beneficios se extienden, fundamentalmente, a las siguientes áreas:
Desarrollo del lenguaje
Lectura
Escritura
Planificación
Coordinación viso-motora
Coordinación témporo-espacial
Razonamiento lógico
Atención
Concentración
Secuenciación
Destreza manual
Desarrollo de conceptos matemáticos: Geometría, Fracciones, Mediciones...

Puede hacerse una idea general de la historia del Origami en http://es.wikipedia.org/wiki/Origami .
En el siguiente enlace pueden ver diversos vídeos. Comprobarán la complejidad de este mundo y las posibilidades terapéuticas que brinda.
.
Desde esta página pueden aprender las técnicas básicas de origami, y acceder desde los enlaces que recomienda al mundo del origami.
.
Aquí tienen una página de la Asociación Española de Papiroflexia:
.
Símbolos
.
De los bloggeros he tomado esta dirección:
.
Enseñar a hacer un barquito de papel, o una pajarita, a un niño con trastornos de desarrollo o con dificultades de aprendizaje es una interesante actividad, inmediatamente accesible, cuyos materiales son muy baratos y que sin embargo reportan importantes beneficios como actividad terapéutica. La observación del niño durante la ejecución del modelo le brindará importante información sobre la naturaleza de sus problemas, y además, el niño se sentirá muy orgulloso de saber hacerlo.
.
*La imagen está tomada de www.viajeajapon.com/galori.htm . Es una página de una profesora japonesa de origami, donde se pueden ver diversas imágenes de la enseñanza de esta técnica.
En la galería de imágenes de Google pueden verse más ilustraciones de origami http://images.google.es/images?svnum=10&hl=es&lr=&rlz=1T4GGIH_es___ES202&q=origami+&btnG=B%C3%BAsqueda