miércoles, junio 14, 2006

Entrenamiento motricidad ocular: La pelota de Marsden

Se cuelga del techo o de la rama de un árbol o un soporte similar, si es en el exterior, con un hilo de pescar o similar una pelota blanda de goma, del tamaño aproximado de una pelota de tenis. Se puede sujetar el cordel a la pelota adhiriendo a ésta un gancho de ventosa neumática. Con niños pequeños o con aquellos que presenten más dificultades, puede emplearse una pelota de mayor tamaño. A medida que adquieren habilidad se reduce el tamaño de la pelota.
La pelota puede hacerse oscilar lateralmente ante el niño, o hacia adelante y hacia atrás, o en un movimiento circular.
El niño se pone de pié a una distancia de la pelota equivalente a la longitud de su brazo (del brazo del niño) y directamente enfrente del plano de oscilación del péndulo. Se lleva la pelota hacia un lado y se suelta, dejando que oscile frente al niño por su propio peso. Se le pide al niño que cuando pase la pelota frente a él, alargue el brazo y la toque con el dedo índice extendido. Debe alargar el brazo y tocarla directamente y con un solo movimiento.
La mano se coloca cada vez en un lugar determinado, que es su punto de partida, de forma que su movimiento tenga una trayectoria definida y prescrita de antemano. El primer punto de partida será el hombro. Se dice al niño que coloque su mano en el hombro con el dedo índice extendido. Cuando pase la pelota extenderá el brazo para tocarla con el dedo.
Otros lugares que pueden servir de punto de partida son los ojos y las caderas. En toda ocasión el movimiento de la mano debe ser decidido, sin dar rodeos para ir en busca de la pelota. El niño debe mantener la cabeza inmóvil y seguir con los ojos la pelota.
Si el niño tiene dificultades se emplea una técnica preliminar que consiste en que el niño coloque el dedo de dos a cinco centímetros de la pelota inmóvil. Luego se le hace ir alejando cada vez más su mano de la pelota, hasta que la alcanza partiendo desde el hombro. Luego puede continuarse con la pelota en movimiento con oscilaciones de poca amplitud, para que el niño pueda acertarla. Es posible que al principio necesite seguir la pelota con el dedo para aprender a acoplar la persecución manual con la visual. Más tarde se le hará pasar de un tipo de persución a otro, diciéndole que espere a que la pelota comience a oscilar antes de empezar a seguirla con el dedo. Así se le va haciendo progresar hasta que sólo utilice la mirada para perseguir el móvil.
Cuando esté mínimamente entrenado y para que no pueda resolver el ejercicio sin seguir todo el movimiento de la pelota durante toda su trayectoria, ( a veces los niños atienden solo una reducida área situada frente a ellos y cuando ven que la pelota cruza ese área, dan el golpe, confiando en la rapidez de una sola percepción, con lo que resuelven el problema sin necesidad de ejercitar los movimientos oculares), se les pide que den el golpe cuando se les diga "Ahora".
De ese modo, como no saben en qué momento se les va a pedir que la alcancen, se les obliga a que la sigan continuamente con la mirada durante toda la trayectoria de la oscilación. Debemos asegurarnos que sigue la pelota con los ojos y no con la cabeza. Se le debe advertir que no la mueva.
Cuando el niño domine el ejercicio de persecución de la pelota oscilando lateralmente puede pasar a realizar el ejercicio oscilando la pelota de adelante hacia atrás. La pelota entonces se acerca y se aleja sucesivamente del niño. En este caso el debe tocar la pelota desde abajo; no debe adelantar el dedo y esperar que la pelota choque contra él.
Luego puede pasarse a hacer ejercicios con trayectorias diagonales. Estos son los movimientos más difíciles. Se ejercitarán después que domine los anteriores ejercicios.
Más adelante se le pide al niño que se tumbe de espaldas y siga la pelota, habiéndose imprimido a ésta un movimiento circular por encima de él.
Todos estos ejercicios pueden realizarse también con movimientos oculares exclusivamente. Se pueden pegar letras en la pelota para que él busque lo más rápidamente posible una b o una c, etc.
Juegos:
Son muy interesantes los juegos de canicas, bolas de cristal, y a los niños les encantan. Es mejor que jueguen sobre tierra, para que las bolas no rueden demasiado.
1. Cada niño tiene su bola. Van tirando por turnos. El que golpea la bola de otro se la queda.
2. Se trazan dos líneas paralelas. En el centro se dibuja un círculo de una cuarta de diámetro aproximadamente. Van tirando por turnos desde detrás de una de las líneas para golpear las bolas que hay dentro del círculo. Cada vez que golpea una bola se la queda y puede seguir tirando hasta que deje de acertar el golpe. Entonces tira el siguiente. Llega un momento en que todos los jugadores tienen sus bolas entre las dos líneas. En el turno siguiente cada jugador puede optar por disparar hacia el círculo para sacar una bola u optar por tirar a la bola que representa a otro jugador. Si acierta a otro jugador lo elimina y éste tiene que volver a poner dentro del círculo las bolas que hubiera sacado previamente de él. El juego termina cuando queda un sólo jugador o ya no quedan bolas en el círculo. Si en una de las tiradas la bola del jugador queda dentro del círculo queda eliminado.
3. Se trazan de 12 a 18 círculos, de distintos diámetros, separados suficientemente. Comienzan a tirar. Cada vez que un jugador consigue que su bola quede dentro de un círculo, puede tirar hacia el siguiente círculo. Si no deja la bola dentro del círculo, tira el siguiente jugador. Gana el primero que llega al último círculo.
4. Tiro a canasta de baloncesto.
5. Ping-pong.
6. Badmington.
7. Entrenar a pelota vasca, contra una pared, golpeando con la mano.
8. Tirar pelotas con tiras de velcrom a una diana de franela.
9. Tiro con arco a dianas.
10. Tirar una serie de latas vacías situadas sobre un listón o una mesa con pelota de trapo.
11. Tirar con pistolas de agua hacia dianas.
12. Meter chapas de bebidas en cubos, desde lejos.
13. Pescar peces con una caña. Se fabrican los peces con algún material que flote. Los peces pueden tener un gancho de plástico que sobresalga del agua. La caña temina en una argolla de plástico. Gana el que termina antes o el que encuentra un pescado con un mensaje, etc. Cuanto más larga sea la caña y el hilo es más difícil pescar.
Claro está que los instrumentos se adaptan al niño. El tiro con arco, será con flechas provistas de ventosas para evitar accidentes, y el arco será de juguete, etc.
Deben leerse las recomendaciones generales de las dos entradas anteriores del blog para el desarrollo de los ejercicios.
En cuanto a los juegos seguro que en su localidad encuentra variantes interesantes que pueden hacer que su niño se divierta con sus amigos. Si es necesario dele una cierta formalidad a los juegos colocándole a su hijo y a los amiguitos una camiseta y anote los resultados en un tablero. Deje programada la fecha de la siguiente partida. Si es Vd. quien juega con su hijo no haga trampas para ganar ¿de acuerdo?