sábado, julio 01, 2006

Autismo y la Torre de Hanoi

La Torre de Hanoi, para los que no sepan qué es, consiste en tres palitos verticales alineados y una serie de fichas redondas, de tamaño creciente, que pueden insertarse en los palitos verticales. Al inicio del juego las fichas están insertadas en el palo izquierdo, ordenadas de mayor a menor, descansando cada una en otra de tamaño superior, excepto la mayor, que yace en la base. El objetivo final del juego consiste en trasladar ese grupo de fichas al palito de la derecha, conservando la disposición inicial. Si tiene dudas pinche aquí, http://www.pequejuegos.com/jugar-40.html , para familiarizarse con el juego.
.
Es relativamente frecuente que los psicólogos utilicen como prueba la Torre de Hanoi para estudiar la capacidad del niño en la realización de una tarea que se relaciona con la llamada función ejecutiva. Esta función ejecutiva sería la encargada de resolver tareas que necesariamente requieren una planificación previa, atención y memoria de trabajo. Esta enumeración es una simplificación.
.
El niño debe cumplir las dos únicas reglas del juego, 1) mover cada vez una sola pieza y 2) no situar una pieza sobre otra de tamaño menor.
.
Para progresar en el juego, el niño antes de mover pieza, debe calcular cual será el resultado de su movimiento. Debe ser capaz de inhibir la acción mental al tiempo que la corrige, parcial o totalmente, elaborando un nuevo patrón mental.
.
Por acción mental entendemos ser capaces de observar la representación virtual de una acción pretendida, dirigiendo la atención hacia el inicio, desarrollo o resultado virtual de esa acción.
.
Debe ser capaz de inhibir la acción mental, al tiempo que la corrige, parcial o totalmente, elaborando otro plan. Se arrepentirá de desear mover una pieza hacia un destino, y elegirá mover otra, o suspenderá un movimiento iniciado, etc.
.
Como el juego se complica a medida que aumentamos el número de piezas, debemos pensar qué alteraciones provoca ese aumento en el juego:
.
a) Aumenta el número de movimientos y, por lo tanto, el tiempo de la partida.
.
b) Aumenta la complejidad de la acción mental que debe ser representada.
.
c) Aumenta el número de elecciones posibles.
.
d) Aumenta la complejidad de las tareas selectivas. La selección de uno de entre todos los movimientos posibles es más compleja; es como si, en una pregunta que debe resolverse escogiendo entre pocas alternativas, 2 ó 3, tuviéramos que pasar a elegirla entre 12 ó 14 .
.
Esta selección exige un mayor número de cotejos. La comparación de la elección de movimiento y del resultado previsible hará desistir o perseverar en la ejecución.
.
Si el conjunto de elecciones descartadas no son tenidas en cuenta, el niño cae en una actividad con forma de bucle, y el juego no progresa. El niño puede enredarse en esos tanteos y podrá tomar una decisión arbitraria para zafarse de esa situación. Sólo se atendrá a las reglas pero no será capaz de que los movimientos conduzcan al resultado final.
.
¿ Cómo podemos interpretar un fracaso en esta prueba ?
.
Muy a menudo los tests terminan donde debieran empezar. Si un niño no resuelve la Torre de Hanoi debemos analizar cuál es la razón. No debe bastarnos comparar la actuación del niño con la de otros niños que sí la resuelven satisfactoriamente.
.
Hay una primera forma de análisis que consiste en la interpretación en términos psicológicos de lo que acaba de suceder ante nuestros ojos.
.
Una segunda forma es añadir soportes externos a la acción del niño para que pueda resolver la prueba. Esto es válido para casi todos los test.
.
Esos soportes externos, si funcionan, muestran mejor la causa, o causas, que subyacen a la incapacidad del niño y ayudan a delimitar mejor la estructura de la tarea.
.
Como norma general el procedimiento consiste en:
.
1) Transformar exigencias aparentemente simultáneas en sucesivas. La comprensión intuitiva de la cantidad que corresponde a la cifra 5 como actividad simultánea puede transformarse en una acción sucesiva 1+1+1+1+1.
2) Ayudar con medios externos el trabajo de nuestras funciones psicológicas.
3) Aumentar la calidad de los estímulos.
4) Aumentar el grado de implicación del sujeto en la tarea, tanto por el número de analizadores implicados como por el sentido de la misma.
5) Observar lo que el sujeto nos enseña.
.
Aclaremos ésto con unos ejemplos:
.
Ej.1 : Cuando un niño realiza cálculos se ayuda de los dedos, que a los efectos que tratamos es un objeto externo, bien para contar, o manteniéndolos en una postura fija, para aliviar su memoria y en vez de retenerlo mentalmente ha hecho ese apunte verdaderamente digital. El niño observa sus dedos con su analizador visual en vez de representárselo virtualmente.
.
Ej.2 : Se podría hacer una Torre de Hanoi que consistiera en tres peces orientados hacia abajo, construidos con esferas de distintos radios, una especie de peces globo de distintos colores dominantes cada uno de ellos, de modo que si colocamos un pez mayor sobre uno más pequeño se lo come; se trata de que el más pequeño pueda llegar al último escenario pero sólo puede salvarse si es el último de los tres.Vds. pueden inventar alguna razón para que eso suceda así.
.
Ej.3 : Las adaptaciones pueden seguir. Si los peces los fabricamos con esferas huecas de distintos radios y las cortamos mediante un plano y separamos el casquete así generado, de modo que los peces puedan engullir realmente a los de tamaño inferior, la acción simbólica del acto de comer del ejemplo anterior, en el que bastaba que un pez estuviera tras otro menor para que se vulnerara una de las reglas, representando que el mayor se había comido al siguiente más pequeño, se refuerza no porque el pez mayor se coma al pequeño sino porque la minirepresentación aumenta el grado de semejanza icónica con el sentido de la expresión " comerse un pez a otro más pequeño".
.
Estas observaciones no están dirigidas a criticar el empleo de la Torre de Hanoi en su forma clásica sino a proponer el empleo de métodos complementarios que ayuden a comprender de modo más profundo la naturaleza de lo que provoca el fracaso de algunos niños en esta prueba.
.
En los ejemplos 2 y 3 hemos propuesto reforzar el sentido general del juego y fortalecer la retención en la memoria al dotarlo de significado. Frecuentemente es más fácil de retener una oración provista de sentido de 7 u 8 palabras, que retener 7 u 8 palabras inconexas. Hay tipos de lesiones cerebrales en que esto no sucede de esta manera.
.
Por lo tanto no pretendemos decir que las adaptaciones estén destinadas a que el niño resuelva la prueba, cuestión en sí misma irrelevante, no es algo de importancia vital, sino a deslindar con mayor precisión las causas primarias que están tras el fracaso.
.
Si las adaptaciones propuestas en los ejemplos anteriores están vinculadas al sentido, pueden hacerse otras, vinculadas a la memoria o a la atención.
.
Recomendamos que propongan al niño esta prueba y observen qué ocurre. Luego pueden repetir la prueba con las adaptaciones propuestas. Es fácil de fabricar. Pueden comenzar con dos piezas, luego más...También pueden usar el ordenador, la computadora.
.
Después de estas breves reflexiones, no podemos dejar de hacer honor a la Torre de Hanoi, de modo que cuando volvamos a usarla la miremos con el respeto debido, y no solo sea un trasto más perdido en un cajón.
.
¿ Conocen Vds. la sorprendente historia de la Torre de Hanoi ?
.
Pinchando en la página de uno de sus enamorados descubrirán cosas asombrosas, podrán jugar con ella y tener un modelo para construirla.
.
La dirección es:
.
.
Felicitaciones a su autor Rodolfo Valeiras. Su página inicial es estupenda para los que disfruten con las matemáticas. Hay buenos recursos.

4 comentarios:

Yoly dijo...

Hola Eduardo...he jugado la torre de Hanoi y dejeme decirle que llegó un momento en que se me dificultó. No sabia que los sicologos utilizanban este juego para evaluar a niños con autismo. Los sicólogos que han evaluado a mi chico han utilizando rompecabezas y pegs.

Eduardo Carbonell dijo...

Hola Yoli:

Me gusta mucho tu artículo sobre los juegos electrónicos. Comparto lo que dices. Son muy interesantes
tus observaciones sobre las emociones.
¿Apareció ya el huevo de pajarito amarillo?
Algunos psicólogos han tratado de relacionar el trastorno con una mala función ejecutiva y con los lóbulos frontales.
Para tratar de medir esa capacidad de planificación han usado la Torre de Hanoi. Si no te sale la Torre de Hanoi, pues... hala, a practicar más.
Yo no sabía lo que eran los pegs hasta que lo leí en tu mensaje y déjame decirte que acabo de jugar con uno muy sencillo, creo el más sencillo y también se me dificultó.¡ Qué le vamos a hacer !
A ver si otro día estamos más inspirados. Imagina lo que sería que no le dieran a uno de comer hasta que no resolviera los rompecabezas del Sr.Rodolfo Valeiras. Lo pasaría uno peor que los pupilos del Dómine Cabra.


Ya me dieron mis vacaciones, así que mis saludos cordiales son hoy más saludos y más cordiales.

Yoly dijo...

Todavía, no hemos descubierto el asunto del huevo y aparentemente J se cansó que le preguntara y no lo ha vuelto a mencionar.

Ahora salió con otra "¿papi te vengaste más lejos?" definitivamente "vengaste" no viene de venganza pues la pregunta fue hecha en un momento específico, mientras él agarraba a mi esposo de la mano y lo dirigia a su cuarto.

Este chico está logrando que el título de mi esposo cambie de Analista Financiero a Analista de lenguaje.

Me alegro que esté de vacaciones. Le voy a decir un secreto, en uno de los juegos de la torre de Hanoi se supone que resolviera el juego con 39 intentos y utilice 200. Me da hasta verguenza decirlo.

Eduardo Carbonell dijo...

Hola Yoli:

Yo creo que todo va bien. Parece que tu niño está descubriendo la formación de ciertas reglas para transformar su pensamiento en enunciados correctos. Te insisto en la enseñanza de los verbos. Los tiempos verbales. Los modos como medios para expresar deseos, órdenes de prohibición, enunciados afirmativos y negativos, órdenes afirmativas...
Así que lejos de preocuparte eso de "te vengaste" es muy buen signo; esta´claro que "vengaste" es una forma del verbo "venir" y así lo consideramos en el comentario.
Creo que es el momento de aprovechar y enseñarle los verbos. Hay que darle fuerte a los verbos.Hay un artículo en el blog.
Las declinaciones de las formas verbales es como cada uno de los movimientos del Tae Kown Do. Aunque practique cada patada por separado ya la integrará en un combate.

Por cierto, creo que el lenguaje es imposible de enseñar; eso no quiere decir que tu niño no vaya a aprender a hablar correctamente, que lo hará, sino que es él el que va formulando ciertas reglas generales que deben ir acercándose a la norma, puliéndose.
Así que sin que nadie se lo dijera construyó correctamente:

¿Papi, te vengaste más lejos?

Verdaderamente la construcción de la expresión completa merece que hagamos justicia a J. Él es ya un consumado lingüista, porque:
1º Da la entonación apropiada a la pregunta.
2º Divide claramente el enunciado en dos partes bien diferenciadas, Papi, que es el tópico de la cláusula, en el sentido de que su función es indicar que la cláusula pregunta algo sobre/a Papi.
3.También al estar la palabra Papi a la izquierda de toda la cláusula y nombrar a su papá, hace que al verse interpelado preste atención a lo que sigue a la coma.
4. Lo que sigue a la coma, se dice que es el comentario.
5. La interpelación con el pronombre "te" de segunda persona del singular se refiere a papá; y lo coloca adecuadamente delante del verbo.
6. Hay concordancia entre el pronombre "te" y la forma verbal, que es un modelo que necesita unos ajustillos.
Aunque su forma externa es impecable por la regularidad de sus morfos que pertenecen a morfos generales, a modelos morfológicos bien identificables, no impide que éstos estén agregados, más que integrados, y no acabe de corresponderse sus formas con sus unidades de sentido, de modo que los morfos en que se divide la palabra "vengaste" no siempre tienen sentido, y por tanto, la morfología general de la palabra es incorrecta por no ajustarse a los cánones de la lengua; aunque surge como fusión de ciertos intentos que producen una forma atípica.
7. La presencia de la forma " más lejos" , no es tan extraña como parece.
8. Pienso que J. usó una forma de interrogación con intención perlocutiva, que encubría un ruego o un mandato, como bien a las claras manifestaba tirando de su papá.
9. El hecho de que utilice su lenguaje como medio de dirigir la conducta de otro es ya un logro importante. Si surge cuando el desarrollo de una tarea se interrumpe, es adecuado, aunque debe conseguirse que que ese lenguaje persuasivo, se produzca antes, en el caso que nos ocupa, y que no necesite tirar de nadie.
10. Ese lenguaje previo a la acción es la base de la planificación y de la voluntad consciente.
11. Lo único inadecuado en la expresión desde el punto de dominio de la lengua es la forma verbal "vengaste" .
12. Esta palabra surge creo, como un problema de colisión por distintas tensiones.
13. La palabra hay que reconducirla a la raiz del verbo, (raíz)ven/g- , (a su flexión) -as; si unimos la raíz y la flexión y el pronombre átono de segunda persona resulta " te vengas " ; esta forma es la segunda del singular del Presente de Subjuntivo y apropiada para formular deseos o ruegos o mandatos; por otro lado la forma verbal de la segunda persona del singular del Pretérito Indefinido del Indicativo de los verbos de la primera conjugación terminados en -ar, como por ejemplo, bañar, realizan : yo me bañé ; tú te bañaste... La forma "bañaste" es semejante a la forma "vengaste" y es un modelo general bien establecido que puede descomponerse en (raiz)veng- +(flexión 2ª persona del singular del Pretérito Indefinido de Indicativo) -aste.
14. Las formas del Presente de Imperativo usada para dar órdenes directas llevan pronombre enclítico unido al verbo y no sólo por cuestiones de ortografía: báñate, vente, muévete, vete; de modo que puede descomponerse en raíz + morfema de imperativo + pronombre enclítico "te". Ejemplo: bañ- + a + te.
15. Hay un empleo con valor electivo, no sólo enfático, de los pronombres personales que facilitan su aparición expresa: Quiero que te vengas tú ( y no otro).
16. Aunque "tú" y "te" son distintos por su función, caso y prosodia, tónico el primero y átono el segundo, ambos forman relación sintagmática con el verbo, "quiero que tú vengas", "quiero que te vengas" .
17. La posición de ambos pronombres respecto del verbo es variable " quiero que tú te vengas"
"quiero que te vengas tú" No es posible la forma *" quiero que te tú* vengas". "Báña/te"
19.El conjunto de tensiones expuestas hacen que la elección de la forma verbal de un verbo irregular y que además tiene un verbo reverso "ir-venir", como "tomar-dar" y otros, ha conducido a que no hay podido extraer, seleccionando, los morfemas precisos y su articulación no sólo cumpliendo las condiciones de inclusión dentro de la palabra formada, "vengaste" ,sino que además se cumplieran las condiciones de inclusión de esa palabra en el conjunto de la frase.
20.Como no sabe decir "conmigo" y él está allí tirando de papá, y tampoco usa "a mi cuarto", creo que es muy acertado que diga "más lejos" . El no necesita resaltar "conmigo" pues eso es evidente, ya que están juntos. Pregunta sólo por lo que desconoce.Por el contenido del rema.
Nosotros también, si tenemos ganas de dar un paseo con alguien, y al rato se cansa y no quiere seguir, acaso no decimos: ¡venga!, vamos a seguir un poquito más, vamos a llegar hasta allí, vamos un poco más lejos.
21. Sí, estoy seguro de que esto era lo que dijo:

Papi,¿ te vengaste más lejos?
________________________________
Papi,¿ te vienes conmigo/a mi cuarto?
Papi, quiero que te vengas conmigo/a mi cuarto



Ahora ya no suena tan raro ¿verdad?

PAPI, ¿ TE VENGAS/TE MÁS LEJOS?

Nota: Nuestra explicación se apoya en que, como hemos visto el verbo encierra su sentido en pocos morfos, pero integrarlos es un proceso vivo cuya dificultad aparece cuando una anomalía del lenguaje deja al descubierto que bajo la aparente sencillez del lenguaje se esconde un mundo misterioso.
Deliberadamente no nos hemos extendido al análisis de la estructura sintáctica de la pregunta, pues ya el breve análisis morfológico y las indicaciones sobre los pronombres indican lo complejo del asunto.
Tampoco nos hemos referido a la prosodia, y dentro de ella al acento, pues no sabemos si el niño dijo "tevéngasté" o "tevengáste", u otro, de modo que no hemos estudiado las posibles interferencias prosódicas.
Afortunadamente los niños son unos portentos para aprender el lenguaje.


Recibe un cordial saludo.