lunes, octubre 09, 2006

¿ Cómo corregir el lenguaje poco emotivo ? I


Foto 1. ¡¡ Hace falta un Diccionario infantil de gestos españoles, siguiendo el formato del Sr. Hiroto Hueda, pero en ambientes significativos y con más de un ejemplo para cada gesto !! ¿ No hay ninguna Universidad que haga ese proyecto ? ¿ Tampoco un Ministerio ? ¡¡Gggrrrrr !!
.

Es frecuente escuchar que determinados niños tienen un lenguaje que suena "raro" y que resulta "extraño". Y no se refieren los padres en este caso a los enunciados mal formados. Se refieren a la ausencia o débil presencia de aquellas manifestaciones emotivas que se manifiestan por la acción conjunta de gestos y rasgos suprasegmentales, que no afectan a un sólo sonido o fonema, sino a unidades superiores, como la sílaba, la palabra, el sintagma, la oración, etc. Los rasgos suprasegmentales son el acento intensivo (dinámico o espiratorio ), la duración o cantidad ( acento cuantitativo), la entonación ( acento musical ) , la pausa , el ritmo o tempo del habla. Todos estos rasgos configuran el flujo del habla y otorgan al enunciado la necesaria calidad comunicativa para ajustarse con precisión a las circunstancias. (1)
Esos rasgos, junto con los gestos, representan un muy alto porcentaje de la información global que se adquiere o transmite en un acto de habla, en donde la comunicación verbal y la no verbal forman un todo.
Nosotros vamos a centrarnos en este artículo en la comunicación no verbal que se expresa por medios cinéticos, por el movimiento de las distintas partes del cuerpo y de la cara, por los gestos.
Los gestos que acompañan al habla pueden ser distintos en distintos idiomas o culturas locales o de grupo. Mientras que en la nuestra, el gesto para decir yo, se expresa señalándose el propio pecho con el dedo índice de la mano derecha, en japonés se señalan la nariz, mediante un gesto que en la nuestra podría significar que algo huele mal.
Ya hemos señalado la posibilidad de rehabilitar funciones corticales mediante otros sistemas corticales o rehabilitar determinadas alteraciones corticales mediante funciones subcorticales indemnes o viceversa, aprovechando la estructura jerárquica del cerebro.
Enseñar al niño a distinguir y a emplear los gestos acompañando a sus enunciados fortalecerá su respuesta emotiva. A los adultos que pretenden hacerse buenos oradores se les enseña , sobre todo si son políticos, a subrayar con gestos lo que dicen. Eso hace más veraz , a los ojos de los que escuchan, que existe una íntima relación entre lo que el orador siente y lo que está diciendo; en suma, que habla con convicción; que el orador se cree lo que está diciendo. Así que podrá, o no, estar acertado en lo que dice, pero no está mintiendo.
El repertorio de gestos básicos del español no es demasiado extenso. Desde luego que el empleo sutil de estos medios los incrementa exponencialmente al combinarlos y matizarlos, con otros gestos y con otros rasgos prosódicos.
Hoy he puesto como imagen una pintura japonesa, que ustedes reconocen como tal, pues también la pintura posee un marco cultural general de referencia, como un pequeño homenaje al autor de unos de los enlaces que vienen a continuación, un japonés que enseña lengua española en Japón, y que ha hecho un inventario de gestos y luego ha ordenado alfabéticamente las palabras que representan el contenido semántico, el significado, de esos gestos.
La técnica de enseñanza consiste en enseñar al niño los significados de los gestos y a enseñarle los movimientos asociados, haciendo las correcciones necesarias cuando haya una ejecución defectuosa. Se le enseña también la palabra asociada. El programa sería:
1. Ver cada vídeo.
2. Imitarlo mientras lo ve.
3. Imitarlo en ausencia de la proyección.
4. Emplearlo significativamente en una situación creada artificalmente.
5. Emplearlo acompañando a la expresión hablada.
Como el gesto puede acompañar a expresiones o por el contrario, usarse como respuesta, se le brindará el pretexto para su empleo. P.ej.: ¿ Quieres agua ? El niño asiente o niega con gestos de la cabeza. ¿ Te gustan las lentejas ? El niño contesta sí o no, o regular con gestos (así, así), etc. Otras veces respondemos a sus gestos para que comprenda que tienen el valor de producir efectos en la conducta ajena. Si el niño nos llama con el dedo, acudiremos, etc.
6. A la vista de la palabra debe reproducir el gesto.
7. A la vista del gesto debe elegir una de entre varias palabras. Se puede comenzar por una elección entre dos palabras. Luego se aumenta el número de palabras donde elegir.
8. Se pueden ampliar los ejercicios pidiéndole que ejecute uno, dos o más gestos, respetando el orden de ejecución en que se lo hemos pedido.
9. Alternamos los papeles y ahora es él el que nos pide ejecutar determinado signo, por medio de la palabra que lo representa, o más de uno.
10. Podemos "equivocarnos", para que reaccione y nos corrija.
11. Debemos hacer divertido todo esto.
12. Fuera de la sesión, ya en la vida normal nos expresamos con esos gestos cuando nos dirigimos a él y le pedimos que los emplee cuando nos hable y resulte adecuado.
Hay personas que gesticulan más y otras menos. Durante este aprendizaje hay que incrementar nuestro nivel de gesticulación y el suyo. Recuérdese que tratamos también de mejorar su expresividad emocional. Si le brindamos gestos para distintas situaciones emocionales, junto con expresiones habladas, él podrá expresar sus emociones de modo más adecuado, no sólo por el incremento de su expresividad, sino porque habrá encontrados sustitutos eficaces para formas de expresión de sus emociones inadecuadas, como tirar objetos al suelo u otro tipo de comportamiento. Podrá decir, por ejemplo: Estoy hasta aquí, llevándose la mano a modo de visera a la frente y moviéndola de izquierda a derecha, como el que hace una marca en una probeta. Si no hace Vd. inmediatamente lo que él quiere puede iniciar una rabieta. Vd. puede enseñarle a que se quede muy quieto con los brazos cruzados y cara de pocos amigos. Etc.
Un juego divertido es adivinar títulos de películas o de objetos, mediante gestos, o hacer peticiones mediante ellos; en suma transmitir y adquirir significados exclusivamente mediante gestos. Ej.: ¿ Qué estoy haciendo ? El niño debe adivinarlo. Luego es Vd. quien tiene que adivinar qué hace el niño. Etc. Pueden jugar tres personas y una o las otras dos brindarle ayudas directas ocultas; el niño no debe saber que Vd. lo está enseñando, sino que todos están jugando.
Este último tipo de ejercicio le ayuda a observar e interpretar gestos y a expresarse por medio de ellos y es complementario de los primeros.
El tiempo para cada sesión puede ser de unos 10 o 15 minutos, una o más veces al día, con intervalos de al menos una hora entre sesión y sesión. Se entrenan los gestos del lenguaje español y se termina con un juego divertido. La enseñanza de los gestos también debe hacerse divertida.
La dirección con los vídeos del Diccionario de los gestos españoles (2) es:
Artículo de Hiroto Hueda, Nuevas propuestas para la enseñanza del español en el ámbito univeristario, http://gamp.c.u-tokyo.ac.jp/~ueda/kenkyu/kyoiku/propuestas.pdf#search=%22gestos%20del%20lenguaje%20japones%20comunicaci%C3%B3n%20no%20verbales%22
Aquí hay una referencia de un texto de Ana Mª Cestero, Repertorio de signos no verbales del español , http://www.cuadernoscervantes.com/res_29_repertorio.html .
.
Bibliografía
.
(1) Fonética y fonología españolas
.
Antonio Hidalgo Navarro
Mercedes Quilín Merín
.pág. 219 y ss.
Filología. Universidad de Valencia (España)
Ed.Tirant lo Blanch, 2002
Librería virtual http://www.tirant.es
.
(2) Editores:
Emma Martinell Gifre, Universidad de Barcelona, Departamento de Filología Española
Hiroto Ueda, Universidad de Tokio, Departamento de Lengua Española
Colaboradores :
Antonio Ruiz Tinoco; Antonio Torres; Begoña Montmany Molina; Carmen Soriano; Fernando Polanco; Fina Guirado; Ivette Antoni; Juan González; Mar Forment; María José Borrero; Rafael Cala;Toshihiro Takagaki; Vicenta González.
エドゥアルド カルボネルル クルス (Mi nombre en Katakana)
えどぅあるど かるぼねるる くるす (Mi nombre en Hiragana)
Si tiene la curiosidad de saber cómo se escribe su nombre en japonés , pinche aquí
P.D.: Vd. puede guiándose por ese diccionario de gestos del español enseñar a su hijo; puede incrementar el número de palabras, pues seguro que hay gestos que Vd. descubre que no están recogidos. El empleo del Diccionario es limitado, pero es una buena herramienta si sabe sacarle provecho, haciendo los ajustes necesarios.

2 comentarios:

Yoly dijo...

Hola Eduardo...sabes J tiene mucha dificultad con la gesticulación de hecho yo nunca lo veo hacer gestos solo el decir no con el dedo y esto por que yo lo hago mucho con él. Tampoco comprende cuando yo le hago gestos si me pregunta algo y le contestó que si con la cabeza me mira y me dice "habla" y se enoja si no le contesto verbalmente. Voy a leer detenidamente tu escrito y ver como trabajo esto con él.

En cuanto a entonación, ya J tiene cierta entonación pero en ocasiones o mejor dicho la mayor parte del tiempo la utiliza incorrectamente. O a veces suena demasiado euforico cuando no tiene que estarlo.

Pero creo que ya hemos logrado bastante con que su lenguaje sea más amplio ahora poco a poco le tenemos que trabajar con las deficiencias que aún tiene.

Roma no se hizo en un día verdad?

Saludos Eduardo y aún me debes las fotos de Rusia.

Eduardo Carbonell dijo...

! Qué suerte ¡
¡ Han llegado los poetas !
Cargados con sus palabras
envueltas en un hatillo
para que desates el nudo
que las encierra.
Tú eres quien está ahí
en el hatillo de franela.

A nuestra visitante mexicana hemos tenido que darle una bienvenida especial. Nos trae una canción, Limón y Sal, cantada por Julieta Venegas, versos azules y un tropel de poetas. ¡ Cómo quiero yo a México ! ¡ Cuánto me apenan sus penas y cuánto me alegran sus alegrías !

Sé bienvenida y te doy las gracias por tus amables palabras y ¡cómo no!, por tus versos azules, por tus secretos y por los poetas enlazados.

Espero que nos hables más de tu experiencia con ese alumno tuyo y cómo has logrado que se comunique mediante gestos.

Saludos cordiales.