sábado, junio 02, 2007

Lucy, la rana mojada.

Haga clic. Lucy es la ranita mojada(dcha).
Elizabeth S. Spelke*
Department of Psychology Harvard University
33 Kirkland St.Cambridge, MA 02138

Phone: 617-495-3876
Fax: 617-384-7944

En el Laboratorio para el Estudio del Desarrollo Infantil de la Universidad de Harvard (USA), http://www.wjh.harvard.edu/~lds/ ; Susan Carey, Jesse Snedeker, Elizabeth S. Spelke y Erin Hannon tienen sus propios departamentos de investigación. Las tres primeras tienen como interés la adquisición del lenguaje y el estudio de sus prerequisitos; la última se interesa más por los aspectos musicales, la melodía y el ritmo. Si visitan sus departamentos, que encontrarán en la página web indicada antes, encontrarán diversos artículos de estas autoras, directamente accesibles y gratuitos (excepto en el de Erin Hannon, donde no hay artículos directamente accesibles, a golpe de un clic).
Nosotros hemos escogido un artículo de Elizabeth S. Spelke, porque hace una prueba fácil de replicar, que le puede permitir a Vd. saber si el lenguaje de su hijo, alumno o paciente ha superado el hito que la prueba determina***. Es una de las psicólogas más relevantes de USA. El artículo está escrito en colaboración con otros autores:
RUNNING HEAD: UPDATING MENTAL REPRESENTATIONS
Psychological Science (in press)
Thinking of Things Unseen:
Infants’ Use of Language to Update Mental Representations
Patricia A. Ganea1, Kristin Shutts2, Elizabeth S. Spelke2, and Judy S. DeLoache1
1University of Virginia
2Harvard University
Corresponding author: Patricia Ganea, Department of Psychology, Box 400400,University of Virginia, Charlottesville, VA 22904-4400. Email: pas5a@virginia.edu
Updating mental representations, 2
Abstract
One of the most distinctive characteristics of humans is our capacity to learn from what other people tell us. Often new information is provided about an entity that is not present, requiring incorporation of that information into one’s mental representation of the absent object. Here we present evidence regarding the emergence of this vital ability. Nineteen- and 22-month-old infants first learned a name for a toy and later were told that the toy had undergone a change in state (it had become wet) while out of view. The 22-month-olds (but not the 19-month-olds) subsequently identified the toy based solely on the property that they were told about but had never seen. Thus, before the end of their second year, infants can use verbally communicated information to update their representation of an absent object. This developmental advance inaugurates a uniquely human and immensely powerful form of learning about the world.
Traducción :
Una de las características más distintivas de los seres humanos es nuestra capacidad de aprender de lo que nos dice la gente. A menudo la nueva información se proporciona sobre una entidad que no está presente, requiriendo la incorporación de esa información en su representación mental del objeto ausente. Aquí presentamos la evidencia con respecto a la aparición de esta capacidad vital. Niños de 19 y de 22 meses de edad, respectivamente, primero aprendieron un nombre para un juguete y se les dijo más adelante que el juguete había experimentado un cambio en su estado (que se había mojado) mientras que estaba fuera de su vista. Los de 22 meses de edad** (pero no los de 19 meses) identificaron posteriormente el juguete basándose solamente en la característica de la que fueron informados verbalmente pero que nunca habían visto. Así, antes del final de su segundo año, los niños pequeños pueden utilizar la información verbalmente comunicada para poner al día su representación de un objeto ausente. Este avance del desarrollo inaugura una forma únicamente humana y de inmenso y gran alcance para aprender sobre el mundo.
(Continuará)
*** Al aplicarlo a un sólo niño habría que hacer unas ligeras modificaciones orientadas a reducir que el niño resuelva la prueba por azar. Pueden aumentarse las amigas de Lucy o puede aumentarse el nº de veces que el niño realiza la prueba, o puede modificarse el mensaje, de modo que suceda otro evento distinto, p.ejemplo: el actor en vez de ir a limpiar con un cubo de agua va a tratar de hacer un pastel con harina, o va a ponerle una pulsera a Lucy, etc. Como en todo este tipo de pruebas hay ciertos factores que necesariamente contribuyen al éxito o fracaso de la misma, pero que nada tienen que ver con la hipótesis principal que trata de probarse.
**Nota de Eduardo: Resolvieron la prueba el 80% de los niños de 22 meses.
Si se comparan la estructura de estos experimentos con el de Elisabeth S. Spelke et al. se observan, como no podía ser de otro modo, de importantes diferencias, al ser experimentos independientes. Una de ellas es que no se tiene en cuenta, o si es así, no se informa de ello en el artículo de referencia, del grado de la estabilidad de la información verbal en relación al éxito de la acción, encontrar a Lucy, si hay pausas lo suficientemente grandes, entre el momento en que el niño recibe la información y el momento en que inicia la búsqueda.
*Para más información de la autora ver:
Aquí pueden ver un vídeo del laboratorio y cómo se desarrolla una sesión con un niño pequeño
http://www.wjh.harvard.edu/~lds/images/babyvideo.mov . Podemos ver que mientras el niño se porta como un valiente...¡ la mamá se duerme!