sábado, enero 14, 2006

Cómo transformar las rutinas verbales 3

2.3. La adquisición del lenguaje según D.Samuel Gili Galla.

“ 1. Aprendemos el lenguaje desde niños por imitación de las personas que nos rodean. Dentro del lento proceso adquisitivo del sistema de hábitos expresivos que constituye nuestro idioma, los fenómenos sintácticos se caracterizan por la mayor lentitud de su desarrollo en la conciencia individual. En condiciones normales, después de una etapa de balbuceos el niño consigue relativamente pronto articular las palabras que va necesitando para sus relaciones con los demás; no es menester que aprenda muchas para adiestrarse en todas las articulaciones fonéticas de su lengua nativa. Desde ese momento el léxico, que con velocidad decreciente durará hasta la vejez, no es más que adición, repetición y formación de asociaciones. La flexión es ya una relación sintáctica entre voces mentalmente contiguas; procede por analogía, y entre los niños de nuestra lengua comienza con la distinción del número, del género y de las formas verbales del imperativo y el presente; sigue luego el pretérito perfecto, reducido al participio como forma general del pasado; mucho más tarde se consolida el futuro y el condicional; las formas compuestas- con -excepción de he cantado- son tardías por lo general.
Las primeras palabras del niño tienen carácter sintético; son expresión de vivencias indiferenciadas en sus elementos; equivalen a frases, oraciones y períodos. A medida que aprende a diferenciar elementos más o menos complejos del contenido de sus vivencias y a traducir los resultados de su análisis incipiente en dos o más palabras sucesivas, aparecen los primeros sintagmas del lenguaje infantil. La relación entre palabras mentalmente conexas no conoce al principio más medio de expresión que la sucesión; su procedimiento es enumerativo; el orden de las palabras sucesivas lo determinará el interés del momento. Con la aparición de las primeras flexiones suele coincidir el empleo de la conjunción y; pronto comienza porque, para que y la adversativa pero, y sólo en una fase de gran desarrollo se presentan las conjunciones consecutivas y concesivas.”
...

“ 2. En el acto de hablar advertimos un doble proceso de análisis y síntesis. Una representación, un estado afectivo, un juicio, aparecen en nuestra conciencia sintéticamente, con sus elementos indiferenciados; expresarlos supone diferenciarlos, analizarlos, distinguirlos entre sí. Hablar es, en primer término nalizar. Pero una vez distinguidos unos de otros elementos de un complejo de conciencia, es menester escoger los que sean más adecuados a nuestras intenciones expresivas. En una descrpción, por ejemplo, no decimos todas las imágenes que tenemos presentes simultáneamente en la conciencia, sino sólo aquellas que consideramos acomodadas al fin que nos proponemos. De igual manera la narración no es una enumeración de todos los hechos sucesivos, sino una selección de los que queremos destacar. Este trabajo de selección artística, proyectado hacia fines determinados, tiene carácter sintético, y está naturalmente, más desarrollado en el adulto. Sintética es también la relación que establecemos entre unas palabras y otras por medio de partículas y desinencias.

3. La estructura general de la frase que pronunciamos se acomoda a patrones o moldes ideales, esquemas expresivos, fórmulas de organización que hemos aprendido desde niños y que aplicamos por analogía a las frases, oraciones y períodos que necesitamos formar. El hábito se encargará de fijar tales esquemas en la conciencia.
Todo idioma, en un momento determinado de su historia, posee un repertorio más o menos extenso, pero siempre limitado, de fórmulas estructurales que no agotan la vasta complejidad de nuestra vida intelectual. Expresarse en una lengua cualquiera supone, por consiguiente, usar de unos andadores fáciles con los cuales marchará cómodamente el pensamiento; pero al mismo tiempo quedamos limitados al empleo de las formas expresivas que acepte como válidas la comunidad parlante de que formamos parte...”

...

4. ...Los cambios sintácticos se propagan con extremada lentitud, mayor generalmente que la que observamos en la evolución de la pronunciación o del vocabulario. Quizás
contribuya a esa lentitud la mayor inconsciencia de los fenómenos sintácticos...

...Se producen (las transformaciones en la estructura de la frase) además una por una, y con aparente independencia unas de otras...


...Únicamente parece aventajarlas (a la evolución de los cambios sintácticos), en lentitud, a causa de su carácter más inconsciente todavía, la evolución de las curvas de entonación y el soporte rítmico del idioma...

6 bis. a) ...En general, la diferenciación es, al lado de la analogía, un factor esencial de las transformaciones sintácticas.
La ley del menor esfuerzo, la necesidad de ser comprendido, la analogía, la tendencia analítica de las lenguas modernas y las interferencias de fenómenos, presiden la evolución sintáctica del idioma...

b) Las relaciones internas de cualquier sintagma no se expresan sólo por los medios constructivos que en rigor corresponden a la etimología de la palabra Sintaxis (= coordinatio ), sino también por medios fonológicos, léxicos y morfológicos que hacen confusos los límites entre las partes tradicionales de la Gramática...

c) Cuando intentamos desmontar la máquina, ( de la sincronía de la lengua ), asusta el desorden que en ella descubrimos, y hay que preguntarse cómo unas ruedas tan entrecruzadas pueden producir movimientos concordantes. Toda lengua, en cualquier momento que la consideremos, presenta, en equilibrio inestable, una mezcla de tradiciones que sobreviven en parte, y de tendencias evolutivas generales que no han alcanzado a todos los sectores del sistema...


Citamos extensamente a uno de los gramáticos fundamentales de la lengua española por ser uno de los primeros en comprender la importancia del estudio metódico del lenguaje infantil para la comprensión de los fenómenos lingüísticos generales y observar, que la adquisición de la lengua no es sólo un fenómeno de imitación, sino también de creación, como demuestran su estudio Funciones gramaticales en el habla infantil; San Juan de Puerto Rico, 1960; publicado por el Consejo Superior de Enseñanza de Puerto Rico; y su discurso de recepción en la Real Academia de la Lengua Española, Imitación y creación en el habla infantil.

Por otro lado, la cita tan extensa reseñada contiene información relevante desde la óptica neurolingüística para el asunto general que tratamos de dilucidar, promover el desarrollo del habla en niños con dificultades, siendo la persistencia de rutinas verbales uno de los escollos que debemos remover.

En el área de la lengua inglesa, la Escuela de la Universidad de Essex ( Gran Bretaña ), liderada por Andrew Radford, discípulo del norteamericano Noam Chomsky, presta especial atención a la adquisición de la lengua por los niños. Esta atención se deduce de los presupuestos de esta Escuela Generativista, que podemos sintetizar en el siguiente diálogo del coloquio que siguió a la Conferencia que Noam Chomsky dio en Delhi (India), en enero de 1996:

Pregunta: ¿ Cuál es la diferencia entre el mecanismo de adquisición del lenguaje y la Gramática Universal ?

N. Chomsky : Ninguna, no hay tal diferencia. Son sólo dos maneras distintas de contemplar la misma realidad. La Gramática Universal es el nombre que se da a la teoría del estado inicial de la facultad lingüística. El mecanismo de adquisición del lenguaje es otro nombre para designar el estado inical, sólo que desde otro punto de vista. No existe ninguna diferencia.

Bibliografía

Curso Superior de Sintaxis Española
Introducción pág. 6 y ss.
Samuel Gil Galla
Octava edición.
Junio 1973.
Editorial Vox.
Barcelona.
ISBN: 84- 7153-307-3 (rústica)
ISBN: 84- 7153-308-1 (símil tela)

La Arquitectura del Lenguaje.
Noam Chomsky. pág. 65.
Editorial Kairós.
Edición en castellano: Abril 2003
ISBN: 84-7245-547-5
Barcelona.